Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Víctimas y verdugos, somos uno en la compasión

 

Dando vueltas a cuánto daño nos hacemos unos a otros y por qué somos tan dañinos los unos con los otros. Nos alternamos haciendo de verdugo y sintiéndonos víctimas, para convertirnos en verdugos a continuación, ocasionando daño a los demás y haciéndonos daño con las acciones, u omisiones, de los demás. 

 

Tenemos una inmensa capacidad de hacernos daño con “las cosas de los demás”, COMPASIÓNcuando no son como nosotros queremos o pensamos que deberían ser. Y hacemos daño con nuestra torpeza y poca capacidad de “ver” las consecuencias de nuestras acciones en los demás…

 

Víctima y verdugo son la misma cosa y ambas inseparables como las dos caras de la misma moneda. No habría una sin la otra, y casi nadie, por no decir nadie, está libre de pasar de una a la otra como si se tratara de un macabro juego de cara y cruz en la vida… Y en ambas situaciones hay algo en común: la ausencia de Conciencia. O por lo menos una ausencia de Conciencia lúcida, esa que observa, se da cuenta, toma decisiones, y se hace responsable de esas decisiones.

 

Puede que ocurran cosas desagradables en tu vida de las que se pueda responsabilizar a otras personas, pero eres tú quien decide, inconscientemente todo el tiempo, ser víctima de ello. De la misma manera, puede ser que no sepas hacer bien las cosas, que metas la pata, pero tú decides ser, inconscientemente también casi siempre, convertirte en verdugo de otras personas, complicándoles la vida, poniendo en su camino toda suerte de trabas y dificultades.

 

Y sin embargo, todos tenemos la CAPACIDAD de “ponernos en el lugar del otro”… Todos en algún momento hemos tenido la capacidad de “sentir” lo que siente el otro cuando está pasando por un mal momento, y entonces surge lo mejor de nosotros mismos, da igual en qué circunstancias se trate. A veces incluso poniendo en riesgo la vida propia… Eso que surge ahí, es la expresión de la Conciencia, del Alma, que se convierte en COMPASIÓN, en Amor Incondicional. Ayudas y haces lo posible (hasta lo imposible, a veces) sin importar si la otra persona es hombre o mujer, blanco o negro, rico o pobre. Aunque en tu “vida ordinaria” todas esas condiciones y otras muchas más, determinan tu reacción ante cualquier hecho.

 

Lo cierto es que esa compasión está ahí, en el interior de cada uno de nosotros. Si no sale más a menudo es porque hay otra cosa que se interpone: la personalidad con sus egoicidades, en lugar de la expresión amorosa del Alma Humana… La cuestión está en lo que tú  alimentas en cada momento. Para eso es para lo que sirve “darse cuenta”, estar presente, consciente, eso que ahora los que se dan de enterados llaman “mindfullnes” y cosas parecidas. La cuestión es si en cada momento de cada experiencia que vives, te das cuenta desde donde respondes y actúas: desde el egoísmo personal o desde el amor del Alma?madre teresa 1

 

Claro, eso de estar presente, ser consciente, no solo no es fácil, sino que requiere entrenamiento, práctica, mucha práctica. Nada mejor para ese entrenamiento y práctica que una buena Escuela de Adiestramiento en el Arte de la Vida, es decir una Escuela de Yoga como Sanatana Dharma, donde uno puede aprender al lado de ese inmenso Maestro que tenemos, Sat Guru Madhavacharya, que todo está en uno. Que todo depende de lo que seas capaz de hacer contigo mismo, haciéndote dueño de los diferentes cuerpos de la personalidad, aprendiendo a VER cómo se expresan y adquiriendo poder sobre ellos.

 

Ya ves, tienes en ti lo mejor y también lo peor del Ser Humano, pero tienes el poder (al menos latente), de hacer de ti un ser con cualidades divinas: aceptación, respeto, tolerancia, colaboración, AMOR… Ale! A trabajar!

 

Gracias Maestro, gracias Vida.

 

OM NAMO NARAYANAYA

 

Kailas

 

El mayor miedo es el miedo a dejar de ser. ¿Pero c...
El Bhagavad Gita y Manu Chao
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 14 Agosto 2020