Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

"Si algo o alguien te lo puede quitar, no es tuyo"

si algoEsta misma mañana, a propósito de un luctuoso aniversario, alguien que viene desde hace mucho a clase me planteaba lo costoso de “dejar ir”, lo que cuesta soltar, desprenderse de aquello a lo que estamos apegados… Cuántos ríos de tinta habremos vertido sobre el apego, cuántas horas hablando de ello… Un verdadero problema para nuestra personalidad, a la hora de tranquilizar nuestro ánimo y encontrar la ansiada PAZ INTERIOR

Si caemos presas del apego es porque consideramos algo (alguien) nuestra “posesión”, algo nuestro. Si ese es el problema, tendremos que detenernos un poco para “ver” qué es lo que nos hace “tener apego” a cosas, personas, circunstancias, etc. Para que algo nos tenga atrapados en el apego, antes hemos tenido que sentirnos NECESITADOS de ello para nuestra felicidad, seguridad, bienestar…

Esa sensación de necesidad solo obedece al hecho de sentirnos “incompletos”, faltos de…, vacíos. No nos damos cuenta de que SOMOS TODO. No vemos que dentro de uno mismo está TODO lo que existe, que lo que no encuentres en ti, no lo vas a encontrar en ningún lado, en nadie, en nada… Otra cosa, y es lo que nos pasa, es que piense que esa otra persona me lo va a dar, que así seré feliz, que en cuanto lo tenga o haga tal o cual cosa, YA estaré bien… Mentira. Llego ahí, y me sigue faltando lo más importante; estoy con quien quiero, como quiero, y me sigo sintiendo vacío, incompleto, algo me sigue faltando…

Qué es eso tan importante que sigo sintiendo que me falta y que sin embargo YA está en mí? Por qué no lo veo? Cómo es que no soy capaz de “sentirlo” si ya está en mí, cómo es que sufro, haga lo que haga??? 

Pues porque busco en el lugar equivocado (y por eso es por lo que surge el sufrimiento), guiado por “algo” más ciego que yo: mi personalidad, el ego, con el que me identifico al no conocer otra cosa, inexorablemente. Como nadie me ha dicho de ninguna otra cosa, y eso es lo que “tengo” más a mano, es lo que empiezo conociendo, me identifico con ello, con el ego, con mi personalidad. Y “ese” siempre tiene hambre… Siempre estará eternamente insatisfecho, siempre pidiéndome cosas, relaciones, experiencias, sobre todo emociones…

así, estamos abocados al fracaso, al sufrimiento. Siempre me buscará cosas y situaciones que “me gusten”, eso hará que me apegue a todo eso, creyendo que eso es lo que necesito para sentirme bien, para ser feliz, que no lo seré más a pequeñas dosis, intermitentemente, y me conformaré con que “eso es la felicidad”…Por qué no buscar donde esa fuente inagotable de FELICIDAD (sí, con mayúsculas) me hace sentir COMPLETO, formando parte de la TOTALIDAD (cada parte del todo, es el todo a su vez, en la composición holográfica del Universo)? Por qué no buscar la ESENCIA de todo cuanto existe, sentirme UNO con TODO, y no necesitar nada ni nadie porque YA SOY TODO, completo? Esto no significa que rechace a los demás ni al mundo, o que sea insensible y no me importe nada. Significa que con quiero estar, estoy porque “quiero”estar, NO porque necesito estar para sentirme bien, sentirme seguro, pensar que soy importante, o que algo-alguien es importante para mi.

Y así, dar GRACIAS por todo lo que la Vida me pone delante, tanto lo agradable como, sobre todo, lo que no es tan agradable… Es lo que he dicho esta mañana a la persona que me ha escrito… GRATITUD por todo lo vivido, lo aprendido, por haber tenido la oportunidad… Te hace falta “tener” algo cuando lo tienes todo porque eres el TODO? 

Medita, aprende a hacerlo con alguien que te muestre este camino hacia la PLENITUD y que te facilite el proceso, te acompañe y te guie

Kailas

 

 

Yoga con dharma
Garbigune
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Lunes, 27 Septiembre 2021