Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Nada es lo que parece

Si no fuera que, a base de peinar canas, uno va haciéndose con la idea de lo que va siendo básicamente el ser humano, y su personalidad…, también a mí (como a tanta gente estudiosa y trabajando sobre estas cuestiones), me llamaría poderosamente la atención, , el tema de hasta qué punto nos dejamos “abducir” por los sentimientos que genera el juego emocional en kailas 2cuanto algo nos “toca” la fibra pertinente…


Estos días de atrás especialmente he sido testigo de cómo la egoicidad con todos sus juegos de apegos y afiliaciones al punto de vista, bandera, bando, o color del ojo con que se mire, nos nubla el entendimiento, el juicio ecuánime y la claridad de Conciencia:
¡Cuánto ego y cuán poca Conciencia!!!
En un bando y en otro, con un color y otro…


Me decían asombradas varias personas que cómo es posible que quienes se suponen trabajando y desarrollando Conciencia y lucidez de pensamiento desde hace mucho tiempo se dejen caer en el abismo de la apología del sentimentalismo, aboliendo el pensamiento racional lúcido, claro, ecuánime… Yo les replicaba el encabezamiento de este escrito. Una cosa es parecer, y otra, SER. Por muchas ásanas que se hagan, y se hagan muy bien, si no hay Conciencia que guíe ese trabajo convirtiéndolo en una transformación interna en la que las referencias cambian y se va pasando del ego a la Conciencia de SER, de la separatividad egóica, en la que lo que más importa es la “pelusa en el ombligo” de cada quien, a la Conciencia de la Unidad de todas las cosas y de todos los Seres, se está ESTANCADO. La evolución en la flexibilidad de las articulaciones no va pareja a la evolución de la Conciencia, si no se hace un trabajo interno potente… Si se sigue mirando el YOGA y su práctica como algo externo, más aún cuando se hace por el mero exhibicionismo (algo muy habitual en las redes sociales) no hay transformación interna. Cuando se siguen teniendo reticencias a la búsqueda del Maestro (externo) y a seguir a alguien en sus Enseñanzas porque uno “sólo” quiere aprender del Maestro Interno, cuando es más importante que te vean cuánto te doblas o estiras, que cuánta Paz Interior has sido capaz de conquistar porque “eso” no se puede mostrar en IG o en Youtube, y solo lo sabes tú cuando la Vida te pone en situaciones, entonces tan solo se es un aprendiz de contorsionista.


No, para que algo de VERDAD cambie en uno, tiene que apuntar alto. No el cuerpo, ni las emociones, ni siquiera la mente. El protagonista de todo eso que llamamos YOGA es la Conciencia. Claro que tendremos que “trabajar”, y duro además, con el cuerpo; mucho más aún con las emociones, para que no nos “lleven al huerto” cada vez que nos veamos en algo que nos “toca”… Más todavía, con paciencia y constancia, tendremos que ir “amueblando” nuestra mente con los mejores conocimientos, pensar con claridad, construyendo la calma con las prácticas de Pranayama. Pero sobre todo, Conciencia, Conciencia, Conciencia. Y de la misma manera que una cerilla enciende a otra, o prende fuego, que la LUZ de la Conciencia que se ha desarrollado en el Maestro, vaya despertando y activando por “TEYAS”, el fuego iniciático, la Conciencia en uno. Conciencia lúcida que uno tendrá que encargarse de ir alimentado, como el fuego, con su esfuerzo y dedicación poniendo toda su capacidad al servicio del Maestro y su Obra, al SERVICIO A LA HUMANIDAD.
GRACIAS MAESTRO, gracias MADHAVA.

Kailas

El socorrista
¡Tú eres un místico!
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Lunes, 27 Septiembre 2021