Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

La práctica de la meditación

meditation chakrasLa práctica de la meditación es la única técnica de Yoga en el sendero superior, el único camino para percibir el espíritu del hombre, la única puerta para acceder conscientemente a esa esencia, de eso que en ti es la semilla de todo.

Meditar es percibir directamente la Verdad. La Verdad es lo único que en nosotros es permanente, que no cambia, que existe antes del nacimiento y perdura después de la muerte, y para poderlo diferenciar de lo demás debemos utilizar las herramientas que dispongamos. En la propia personalidad podemos hallar esas herramientas, y de ellas el intelecto o razón es la más elevada.

 

En el trabajo de la meditación hay que ir con mucho cuidado, hay que hacerlo de forma seria, tranquila y bien orientada. Sabemos que de la mente no hay que fiarse; sin embargo, en una etapa del sendero es el único instrumento que tenemos para acercarnos a eso que llamamos Esencia o Verdad. ¿Cómo podemos entonces utilizar la mente? Razonando con ella, y para eso necesitamos hipótesis o premisas que tomaremos como verdad, y luego aplicaremos el método científico, es decir, comprobar que los resultados, y siempre según nuestra experiencia, nos demuestren si realmente son o no ciertas las hipótesis. Las hipótesis que tomaremos para desvelar la Esencia de lo demás son las siguientes:

1º.- La no-Verdad es algo que está cambiando constantemente.

2º.- La Verdad es eso que no cambia, que está siempre, que es permanente.

Si aplicamos al cuerpo físico estas premisas comprobaremos que es evidente que sí que cambia; por lo tanto el cuerpo físico es no-Verdad. Si observas tus emociones: el miedo, el afecto, el cariño, los celos, la rabia, la ira, la envidia... Descubres que las emociones también cambian, éstas son no-Verdad. Si profundizas más en la personalidad te encuentras con los pensamientos. Para comprobar si cambian o no, podemos hacer memoria y recordar lo que pensabas de tus padres a los siete años, a los dieciocho, a los veintidós... Recuerda lo que pensabas del futuro cuando eras niño, cuando tenías dieciocho años.... Y ahora, en la actualidad, ¿qué pensamientos tienes? ¿dónde están todos esos pensamientos de antes?, ya no son los mismos, también han cambiado, por lo tanto son no-Verdad.

Si el cuerpo físico, las emociones y la mente forman la personalidad, y las tres son no-Verdad, se deduce que la personalidad es también no- Verdad.

Para encontrar la Verdad debes seguir observando más allá de la mente y descubrir qué es aquello en ti que nunca cambia. En esa búsqueda descubrirás una presencia que durante todo el tiempo ha estado ahí, en todas las etapas de tu vida, y que por eso puedes identificar que todo eso te ha pasado a ti. Esa presencia ha permanecido siempre igual mientras que todos los aspectos de la personalidad han cambiado.

"Yo soy siempre yo; nunca he sido otro". Hay algo en ti a lo que llamas "yo" y que lo haces porque siempre ha estado presente dándose cuenta de lo que haces, sientes, piensas, de dónde estás, de la relación que estás estableciendo con los demás; de todos y cada uno de los momentos de tu vida.

Ese es el objeto de la meditación: percibir el testigo interno. La cuestión es cómo hacerse consciete de eso que se da cuenta. La respuesta es: con lo mismo que se da cuenta. El objetivo de tu vida es encontrar lo que realmente eres, la Verdad de ti mismo, eso que cuando todo cambia sigue siendo y lo denominamos el Ser: aquello que es por sí mismo. Y a todo lo demás lo llamanos el no-Ser

Madhava

 

Mi felicidad a subasta
He tenido un sueño
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 16 Diciembre 2018
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.