Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

La felicidad más elevada

Hay dos tipos de felicidad: una, temporal y fugaz y con
cierta dosis de euforia y ansiedad, que surge del juego
emocional; y otra, imperecedera, que es el resultado delFELICIDAD 02 INED21
acercamiento consciente al Ser o Atmán. Cuando se produce un deseo la mente se llena de actividad, se agita, se inquieta e impacienta y permanecerá en ese estado hasta obtener el objeto deseado. Sólo cuando el deseo ha sido satisfecho la mente tiende hacia el Alma Interna.

La Dicha del Alma se refleja en el intelecto y es entonces cuando se experimenta una pequeña y fugaz dosis de felicidad. Pequeña y fugaz ya que sin tardar, aparecerá un nuevo deseo que atrapará y perturbará de nuevo a la mente repitiéndose así incesantemente un nuevo ciclo.



Sin embargo, estas pequeñas catas de felicidad que la experiencia nos
proporciona, van a servir para que podamos seguir manteniendo la esperanza
y continuemos su búsqueda, lo que nos llevará, sin lugar a dudas, al
acercamiento al Ser, ya que tal felicidad no procede de ninguno de los
objetos mundanos. No existe ni una sola pizca de felicidad en ninguno de
los objetos mundanos ni en todo el universo sensorial.

felicidad 1

Todo placer, bienestar o felicidad es tan sólo un reflejo de la Dicha espiritual
o del Ser, del Atmán.

La verdadera felicidad se halla dentro de nosotros, en el Atmán. Es subjetiva.
Se manifiesta sólo cuando la mente se concentra y los sentidos
se abstraen de los objetos externos. Cuando la mente permanece fija en
un punto y dejamos de albergar deseos y pensamientos, la Dicha Átmica
empieza a amanecer y empezamos a experimentar la Felicidad Espiritual
o Ananda.

La Dicha Espiritual es la felicidad más elevada. Es independiente de los
objetos. Es constante, uniforme y eterna.

El placer sensual proviene de la emoción. La Dicha es la felicidad del Ser,
la naturaleza inherente al Atmán.

El placer es temporal y fugaz. La Dicha es eterna e imperecedera.

El placer se mezcla con el dolor. La Dicha es una felicidad sin mezcla.

Si tenemos satisfacción y comprensión interior y nos sentimos a gusto,
todo el entorno exterior se convierte en un paraíso, aunque éste no sea
perfecto. Entonces estamos en el mejor de los momentos y en el lugar
ideal. Pero si la mente está confusa, totalmente insatisfecha y afectada
y agitada por el ego, aún encontrándonos en el mejor de los paraísos, sufriremos.

Es decir, que si existe algún problema, el problema está siempre dentro.

"El Sol brilla siempre, pero su Luz y su Calor no nos llegan hasta que
las nubes de la tormenta se disipan; del mismo modo, no experimentaremos
la perfección y la felicidad que son nuestra verdadera
naturaleza hasta que la miseria de la codicia y el egoísmo sean
trascendidas".felicidad 3

Mantengamos pues la mente en un estado moderado, es decir, con ecuanimidad.
Ya lo dice el -Mangala Gáyatri-: "Indivisible
felicidad es que Yo Soy el Supremo Brahmán. Con una mente ecuánime se realiza".

Entre otras muchas cosas que debemos agradecer
a nuestro maestro Madhava es que con
su Escuela tengamos la oportunidad de
aprender a pensar bien, siendo ecuánimes en
todos los quehaceres de la vida.

Por nuestra parte sólo queda añadir la intencionalidad.

Así que nos viene bien recordar en estos momentos uno de los mantras
de Swami Sivananda:

"Sirve. Ama. Da. Purifícate. Medita. Realízate".

Poder "tocar" el alma a alguien
Poema sufí "Esponsales" y su simbología
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 26 Noviembre 2020