Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

No intentes ser feliz

Esta vez, lo fácil hubiera sido deleitarnos desde el principiofelicidad 3

en las mieles de la felicidad. En cambio vamos a dedicar el esfuerzo a recordar que eso de ser feliz es mas bien una consecuencia, y no una meta. Aquél que pretenda ser feliz directamente, verá frustrar sus intenciones.

 ¿Y por qué?

 Porque no hay más meta que la unión con lo esencial. Porque en el empeño hacia otras "metas" olvidamos el deber, y actuamos desde la motivación al lucro inmediato. Dejamos de hacer lo que debemos, para hacer lo que creemos y deseamos. Y como el ego no sabe discernir entre lo correcto y lo incorrecto, empezamos a errar.

 Permitidme algunos ejemplos: Aquél que busque seguridad, encontrará peligros. Aquél que busque la perfección en las cosas, encontrará errores.

 Aquél que busque la amistad de los otros, encontrará conflictos.

 Aquél que busque dinero, será pobre. Aquél que busque la felicidad, encontrará sufrimiento.

 Olvida la felicidad hasta que aparezca. Ocúpate en hacer lo que debes,

 y la felicidad será en la medida en que desaparezcan los problemas. Es

 la consecuencia de la satisfacción de las necesidades emocionales (no

 confundir con caprichos). Es lo que queda cuando desaparecen los problemas,

 y el cuerpo emocional calla.

 Sí, es cierto que el cuerpo emocional incomoda a menudo. Pero la solución no es darle al botón de desconexión y convertirse en un "felizoide compulsivo". Tendrás que desatascar tu cuerpo emocional, escucharlo y usarlo.

 La síntesis tras tres pasos:

 A menudo mi trabajo como psicoterapeuta me recuerda a un confesionario. Además de la confianza, y el secreto de confesión, había tres pilares fundamentales.

 - Reconocimiento del pecado. (Atención, ver)FELICIDAD 2

 Si el sufrimiento llama a nuestras puertas es porque algo estamos haciendo  mal. Podemos llamarlo error o pecado. Lo de menos es el nombre.

 No hay sufrimiento sin error. Y no hay felicidad mientras haya sufrimiento. Lo importante es que seas valiente para mirar en tu vida, con ganas de ver las causas en los síntomas.

 -Propósito de enmienda. (Esfuerzo, devoción)

 Procura no instalarte en el problema, acostumbrándote a él. Los problemas son para resolverlos. Mientras no exista un propósito sincero de resolver las cosas, todo seguirá igual. Y no olvides incluir el presupuesto para la reforma. Ser feliz supone esfuerzo. Pero no lo hagas para ser feliz, hazlo porque tienes que hacerlo, sabiendo que así lo serás.

 - Penitencia. (Responsabilidad, acción)

 Tres "Ave Marías y un Padre nuestro". Dicho en "cristiano" Mantra y Meditación, aportarán las condiciones y puesta a punto necesarias.

 Acto seguido toca remangarse y resolver. Procura no perder poder dejando la responsabilidad en los demás o en las circunstancias. Como el problema está en ti, lo bueno es que la solución también. Tú eres la  causa, Tú eres la solución. Sube, baja, pon o quita, pide o da. "No cedas a la inacción, haz lo que debas". Una vez resuelvas el problema, el perdón es inevitable.

 ¡ Ya está ! Has sido perdonado. Ahora sí que puedes disfrutar de las mieles.

Con tu permiso me retiro para que puedas disfrutar.

Vashista.

La práctica de la meditación
No juzgues, ama
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Martes, 29 Septiembre 2020