Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Encontrar nuestro sitio

 

crecimiento espiritual 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con esta expresión popular todos reconocemos la ideade ubicarnos, de situarnos, de posicionarnos externa e
internamente. Encontrar nuestro sitio en la vida se convierte así en uno de los objetivos prioritarios de todas las personas.

Claro que, en una sociedad tan volcada hacia lo externo como la nuestra esto sólo se concibe como una búsqueda de status, de posición social. Una expresión que siempre he oído en mi casa cuando se referían a alguien que ocupaba una posición reconocida socialmente era aquella de: "está muy bien colocado". El "estar bien colocado" no garantiza la "colocación" afectiva, sicológica, vivencial, etc. Por desgracia, entre los "bien colocados" hay muchos"colocaos" y también muchos "colgaos".



Imaginemos por un momento a un monje que después de haber hecho todo
tipo de votos, de someterse a tremendas austeridades, etc. no esté
en su sitio. Ciertamente su vida sería un verdadero valle de lágrimas.


Pensemos por ejemplo en un ama de casa (que realiza labores tan rutinarias
y tan poco reconocidas socialmente), en un profesor (que imparte
una materia muy densa y antipática), en un podólogo (que trabaja entre
callos y olor a pies), etc., etc. que tampoco estuviesen en su sitio.

Ahora piensa a la inversa; un monje que esté en su sitio, un ama de casa
en el suyo, un profesor en el suyo, y así sucesivamente; ¿no te parece que
sería una auténtica gozada?. Para que nuestra vida sea próspera y feliz
es imprescindible que cada cual ocupe el espacio que le corresponde; no
estar en nuestro sitio supone una desdicha sin límites. Cuando encontramos
nuestro sitio eso que llamabas "trabajo" pasa a llamarse "servicio", o mejor "servirtud" (la virtud de ser), puesto que es la expresión genuina de lo que TÚ eres. Todos servimos cuando estamos en nuestro sitio, mientras tanto sólo trabajamos, con más o menos eficacia, con más o menos alegría.

Recuerdas alguna vez que has acudido a algún lugar a solicitar alguna cosa
y has sido atendido con amabilidad, con cariño, incluso con alegría.
Probablemente te atendió una persona que estaba en su sitio, y eso no
se olvida fácilmente, puesto que te hizo sentirte bien y te dignificó como
persona.

SITIO VIDA 2

Pero ahora viene lo gordo, ¿cómo encontrar nuestro sitio?.
Para encontrar algo primero hay que BUSCAR; pero no en cualquier lugar,
sino en el adecuado. Si estoy tratando de hallar mi sitio, es algo que
en principio se refiere a mí como sujeto, por lo tanto deberé buscar primero
en mí y después en aquello que supone mi entorno más próximo.
Esto me llevará a indagar en profundidad en lo que Yo soy de verdad. A
ese proceso de descubrir el Yo, de "ganarse al Yo" lo conocemos con el
nombre de YOGA. El Yoga me invita a escucharme mucho, no interpretarme
tanto; a aceptarme mucho, no machacarme tanto; a calmarme mucho,
no acelerarme tanto.

Para proporcionar esa quietud a mi mente y a mi naturaleza emocional la
Ciencia del Yoga nos brinda herramientas inmejorables: la asana (que
precisamente nos enseña a colocarnos en posturas diversas), la respiración
y la relajación conscientes, y sobre todo, la meditación. A través de
ellas iremos mejorando nuestra "calidad de escucha" lo que nos permitirá
centrarnos, y descubrir nuestro "SITIO INTERNO", nuestro "Yo
de verdad".

Desde él nos proyectaremos hacia el exterior, hacia el mundo objetivo,
y ello dará como consecuencia el encuentro con nuestro "SITIO EXTERNO".
Este sitio externo no tiene porqué ser el sitio más cómodo o el
más rentable económicamente, se trata del sitio donde encajo, donde
hago "clic", como una pieza de puzzle al ajustar.

Que nadie espere encontrar fuera lo que no está en él. Así:

-Si no has descubierto tu riqueza interior no esperes "ser rico" por tener
mucho dinero.
-Si estás en conflicto no esperes encontrar fuera la paz, aunque hagas desaparecer todas las armas del mundo.
-Si te sientes inseguro no esperes encontrar fuera seguridad, por muchos
ejércitos o cajas fuertes que tengas.
-Si no has encontrado en ti la fuente de afecto, no esperes encontrar
fuera el "amor de tu vida".
SITIO EN LA VIDA 3

 

 

 

 

 

 

 

 

Ha llegado la hora de parar; ya está bien de pasar de largo por la vida,necesitamos mirar en profundidad lo que estamos haciendo con ella. Estamos confundiendo lo trivial con lo importante, lo accesorio con lo fundamental, y así nos va. Necesitamos rescatar los valores que nos hacen SER, ser auténticos, ser humanos, no autómatas gobernados por programas mentales más o menos acertados.

Esto mismo le ocurrió a un lápiz. Él siempre había pensado que era un vulgar
madero, hasta que un buen día, después de acometer una severa disciplina
de afilado, descubrió una mina. Con ella pudo "pintar algo en la vida"
y así fue desarrollando una curiosa habilidad para embellecer los
ojos de los humanos que le convirtió en "lápiz de ojos".

Para que puedas "pintar" una obra de arte en tu vida necesitas descubrir
tu "mina". Anímate y afila todos los días tu punta, de ese modo ten seguro
que "ENCONTRARÁS TU SITIO".

Kalki

 

Meditación y devoción
Poder "tocar" el alma a alguien
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 14 Agosto 2020