Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

"El amor y el ego"

ego

Yo pensaba que la charla era “El Ego y El Amor”, pero parece ser que es “El Amor y El Ego”. ¿Qué es lo que va por delante?

Intervención: El Amor.

Bueno, en realidad igual es así. Pero todos nosotros lo primero que tenemos conciencia es del aspecto más formal, más egoíco si queréis. Es como si nosotros llegamos y ya empezamos toda una serie de identificaciones. Nos empezamos a identificar con un montón de elementos de los que parece ser poseemos. Me gusta empezar con un ejemplo que por lo menos mi madre siempre me decía, “nosotros somos angelitos caídos del cielo”. Esto que parece es una cosa sabida, nos quiere decir mucho, porque cada uno de nosotros es verdad que somos angelitos caídos del cielo, o sea que tendremos que volver al cielo de donde hemos caído. Y al caer se han producido toda una serie de situaciones en las que nos hemos visto envueltos y estas situaciones han hecho posible que se cree un personaje. A este personaje le llamamos el ego, que pretende ser el falso yo, se le denomina también el falso yo.

El otro día le preguntaba a mi hijo, tú ¿Ya sabes lo que es el ego? Y me respondió ¡Qué chorradas voy a saber!, y el Amor ¿Sabes lo qué es? Tampoco tenía respuesta para el Amor; no tenía respuesta ni para el ego ni para el amor. La palabra ego,.... fijaros cada uno. También nuestra mente tiene las palabras como asociadas con conceptos, con ideas, pero a veces son ideas en las que tenemos que reunirnos ante ellas. Cuando se dice esta persona tiene mucho ego, a qué se refiere, nosotros no tenemos ego, ella tiene mucho, os habéis referido a alguien diciendo “tú tienes mucho ego, te vas a enterar, la vida te dará un palo” porque tienes mucho ego, tienes que aprender de mí que tengo poco ego. ¿Habéis jugado a tener poco ego? Entonces qué hacéis, para tener poco ego qué soléis hacer, pues igual os volvéis muy altruistas, muy voluntariosos, o hacéis algún voluntariado, hacéis labores no retribuidas. Entonces dices es que no tengo nada de ego, soy fantástico, soy una persona generosa, maravillosa. ¿El ego se puede relacionar con la soberbia, con el orgullo? 

  Normalmente decimos cuando una persona tiene mucho ego que es una persona que va de orgullosa, de prepotente. La persona que va encogida de hombros, oh, si tú tuvieses que pasar todas las desgracias que paso yo, esa víctima que está todo el día ¿Esa no tiene mucho ego no? Sí, tiene mucho ego pero de otro estilo, que parece que es menos conflictuante (hay que inventar palabras). Tiene menos conflicto por lo que se ve. Pero el ego que va de prepotente con el pecho abierto ese tiene más problemas. ¿Por qué? Porque siempre encuentra otro ego parecido al suyo. Hombre, la otra persona también. Normalmente la persona victimista siempre atrae algún salvador. Va el salvador que tiene poco ego, gran ayudador de todos, dispuesto, disponible para todos, pues se encuentra con una víctima y entonces qué pasa, que se van construyendo unos personajes interesantes. Esto es muy interesante pero sobre todo para darnos cuenta de lo que sucede en nosotros, porque nosotros lo de los demás lo vemos muy fácil. Es muy fácil ver lo de los demás. Pero todo lo de los demás tiene que servirnos en alguna medida para referenciarnos en nosotros. A ver qué está sucediendo en nosotros. Yo no he leído nada del ego, yo todo lo que sé del ego lo he aprendido de mi Maestro, de lo que me he ido inventando y de lo que he ido observando, sobre todo de lo que he ido observando en mí. El ego como digo, es una formación, es como una especie de entidad, como un fantasma, una entidad energética, tiene vida propia pero a la vez no tiene una estructura, no está en ningún sitio, es como sutil. Pero el EGO EN REALIDAD ES AQUELLO QUE CREEMOS SER Y NO SOMOS, PERO MIENTRAS NO SEPAMOS LO QUE SOMOS, ¿QUIENES SOMOS? EL EGO. Nosotros aquí, que nadie se alegre del ego, porque nosotros ahora mismo nos estamos vivenciando a través de él. Yo ahora me estoy referenciando en él, porque el ego al final qué es, ES ESE ELEMENTO QUE SE CONSTRUYE EN BASE A LA IDENTIFICACIÓN CON LOS CUERPOS, ya sé que hablo igual complicado, pero ya lo voy a ir allanando, voy a ir allanando el mensaje que es muy sencillo. Nosotros para que se construya un ego necesitamos: - Que estemos nosotros, el angelito este caído del cielo. - Que haya unos cuerpos, unos elementos materiales. - Que haya un proceso de identificación. Tiene que haber estos tres elementos, tiene que haber un yo, un angelito, un solete, un espíritu si queréis, un alma. Tiene que haber unos cuerpos, físicos, emocionales, mentales y después tiene que existir un proceso de identificación de que yo, ese ángel, ese espíritu se identifica con los cuerpos. Entonces, cuando te identificas con los cuerpos, ¿Qué sucede? Que empiezas ya a llamarte yo, yo soy alto, yo soy guapo, yo soy, yo soy. Entonces ahí hay una identificación, es sencillo pero hay que descubrir el entramado del ego porque el entramado del ego es que me tiene completamente pillado. Suelo poner un ejemplo que es bastante clarificador, es una gotita de café que se introduce en un azucarillo, ¿Qué sucede ahí? Es la misma situación que le sucede al angelito que ha caído del cielo, se mete en ese terrón de azúcar y entonces empieza a identificarse con cosas. La gotita de café cuando está justamente antes de caer al terrón, ¿Qué dirá? Dirá, yo soy negra, yo soy líquida, yo soy gótica (en forma de gota) yo soy amarga. De pronto cae, se introduce en el terrón de azúcar, se hace uno con él, eso sería el “azucarillo”, el azúcar y yo. Entonces la gotita de café, identificada con el terrón qué dice. ¿Alguien puede decir una afirmación de la gotita de café cuando ya está en el terrón de azúcar? Intervención: Soy más grande. Kalki: Muy bien, también está bien, eso no lo había pensado yo. Es que yo he venido a aprender aquí. Yo tengo que aprender con vosotros. Intervención: Es que es mi amiga. Kalki: Está bien, es su amiga, es “mi” amiga. Lo importante de su amiga no es que sea amiga es que sea suya. Bien “soy más grande”. Eso me ha gustado mucho, lo voy a utilizar, diré que es mío, eh! Otra cosa que diría la gotita de café es, “yo soy dulce” cuando ella en realidad es amarga, está diciendo lo contrario. Yo soy blanquecina, yo soy cúbica, yo soy sólida. A través del ejemplo ¿Sintonizáis con lo que es ego? Porque el ejemplo no es para perdernos en él, es para hallarnos en el tema que nos ocupa aquí. Esto es lo que se llama el razonamiento por analogía, que es una cosa muy seria, es que poner ejemplos no es tan sencillo. Porque el ejemplo a veces abre la mente, por lo menos la mía, a la mía le hacen falta ejemplos. Si no le ponen un ejemplo es como que se pierde. Se pierde en el tinglado ese teórico del que se está tratando. En el ejemplo, el razonamiento por analogía nos lleva a que estamos tratando de trasladar algo que es superior a algo que es inferior, algo con lo que nos manejamos habitualmente. Si a esa gotita de café le ha pasado eso, a nosotros nos ha pasado otro tanto. Y por eso digo que nos vamos identificando con ese terrón de azúcar donde hemos caído. Y el terrón de azúcar no es azúcar sólo. En el caso del ser humano el terrón de azúcar, es una complejidad impresionante. Primero, una naturaleza física del carajo. Una naturaleza emocional que tiene una complejidad de impresión, no es que diga yo soy cúbico, yo no sé que soy. Si soy tímido, vergonzoso o miedoso, porque no es lo mismo, hay matices. La complejidad que hay a nivel emocional, en todo el desarrollo de nuestro intelecto, cómo empezamos a analizar cosas que igual no requieren análisis que simplemente podrían ser resueltos por nuestra propia sensatez, intuición. Y ahora ya estamos en un proceso analítico que necesitamos constantemente explicarlo todo. Y aquí he venido a explicar el ego. Cuando estáis sumidos en un ego. En un ego además que nos tiene completamente atormentados, nos tiene pilladísimos. Entonces cuando eso que somos entra en este terrón, en esta tierra grande, comienza a ser condicionado por la naturaleza de estos elementos materiales. Cuando este ser infinito, pleno, se ve mediatizado, condicionado, por esta naturaleza. ¿Qué sucede? Que empieza a ser limitado, empieza a vivir la limitación. ¿Qué limitaciones tenemos? La primera limitación o tendencia que tenemos, es que tiende a separarse de los demás, nuestro ego se vive a parte de los demás. Es uno de los primeros elementos que surge cuando nos incorporamos en todo este berenjenal de materia física, emocional y mental, nos sentimos separados del resto. Entonces constantemente para acercarte a alguien que no conoces tienes que romper un hielo. Aunque se sea un jeta, da igual es un “ego jetudo”, tiene esa tendencia, pero no quiere decir que no tenga que romper un hielo, porque él a saber las gestiones, las estrategias que está siguiendo desde dentro para hacer lo que hace. Esta es la primera tendencia que llamamos SEPARATIVIDAD, el ego se vive separado del resto. Mi amiga dice ella, no es uno con ella, es su amiga, la vive aparte. Todo lo que voy a decir está en cada uno de nosotros, si no está en cada uno de nosotros, podéis rebatirme. Si no veis la separatividad, esa idea de separación con los demás, es que aún no habéis conectado con vuestro ego y habéis construido algo que es justamente lo contrario a eso, porque eso también es lo que hace el ego, a veces, construye justamente lo contrario ante algo que no lo vive de una forma agradable y cómoda, construye lo contrario. Si yo en mí veo restricciones, limitación, construyo algo para parecer lo contrario. Este es un gesto que hace constantemente nuestro ego y por eso vemos gente que es completamente miserable y parece que son espléndidos, generosos..., pero es un personaje, sigue siendo el ego pero interpretando todavía. Lo que ha hecho es donde había una capa, ha puesto todavía otra capa. Este es el problema que a veces tenemos, porque no tenemos un ego sano. Porque un ego sano es el que se manifiesta con sus tendencias y están ahí. Pero es que nuestro ego nos han ido diciendo que eso es malo y nos hemos ido poniendo una cáscara y otra y entonces estamos ahí como cebollitas. Entonces poco a poco tendremos que ir soltando, una cápita, otra cápita, así en la medida que vamos creciendo, vamos viendo que la vida tiene otros modos de funcionamiento. Es como que despertamos en una capa, eliminamos una corteza, pero no quiere decir que ya se ha acabado, hay que seguir hilando más fino, hay que seguir construyendo. ¿Estáis de acuerdo con esta idea de separación? ¿Por qué cuando uno viene aquí siente vergüenza, se pone nervioso? Si tienes que estar con gente y aparecen nervios, mis manos están frías, yo no les he dicho que se pongan frías, pero están frías. ¿Para qué se ponen frías?, si yo quiero que estén calientes, pero... es como que hay que romper un hielo, al final seguramente ya estarán calientes. Habrá una diferencia entre cómo ha llegado y cómo se va. Eso, ¿Qué quiere decir? Pero si tú haces yoga, si eres un profesor de Yoga, eres... Que da igual que el ego está ahí, que no pasa nada. Eso es lo interesante que seamos capaces de mirar al ego con tranquilidad, que no construyamos un ego yóguico. Porque hay gente que construye en ego yóguico y es otras 20 capas añadidas, jo, las que tendrá que ir quitando. Es un desastre esto y puede producir una enfermedad mental. Claro, construimos capa sobre capa y a ver quien va después eliminando esto. Que vas a un psicólogo y te dice, no sé por donde cogerte amigo. A veces tienes más datos que él y entonces es cuando te dice que no sabe por donde cogerte. Yo todavía no he ido a ninguno, pero todo llegará. Es interesante que miremos las tendencias egóicas con tranquilidad. Que tengo vergüenza, con la vergüenza aquí. A mí eso me enseño mi Maestro, tú vete con lo que hay. Dice aquí la vergüenza y aquí yo, pero yo ahí, yo que no falte, porque si sólo está la vergüenza, al final no vengo aquí y me dedico a otras cosas que no me dan tanta vergüenza. Yo recuerdo que tuve una charla, la primera charla que daba en mi vida, yo estaba dando clases de Yoga en Deba y di una charla en Ondarroa. Pues estuve no sé si dos meses antes pensando en la charla, estaba nervioso y ya la última semana, diarrea claro. Bueno ya llegó el día, yo creo que esa noche tampoco dormiría, entonces llego a la charla y ¿Sabéis qué pasó? Sólo había una persona. Todos los nervios, toda la historia que había preparado para al final estar con una persona. Intervención: Y que, ¿Os fuisteis de potes? Kalki: No, estábamos allá y luego vinieron algunos amigos y entonces ya entre amigos no pasa nada. Eso sucedió, entonces ¿Qué pasa? Te vas habituando a este tipo de situaciones y las vas mirando también con otros ojos y entonces empiezas a vencer esa separatividad desde otros ámbitos, porque empiezas a ver que ese aspecto interno resulta que está en todos nosotros y entonces resulta que podemos empezar a conectar desde ahí. Y podemos empezar a buscar esa reunión desde ahí, no tanto desde el personaje. Claro si yo vengo con un personaje que todo me lo sé, y estos se van a enterar de todo lo que sé yo, la llevamos clara, voy a crear una distancia con vosotros, pero yo si vengo aquí a disfrutar, quiero disfrutar con vosotros, y seguramente habrá una comunicación y ahí aprenderemos todos, recibiremos todos, nos llevaremos todos algo a casa. Yo ya me llevo algo, eso me ha parecido interesante, de pronto, el entrar en el terrón de azúcar ha magnificado a esa persona. Separatividad, ¿Lo veis claro?, aunque tengáis empatía. Yo tengo facilidad, mi personaje tiene facilidad por estar con la gente, no tengo dificultad, pero a la vez veo vergüenza. Está la vergüenza ahí, no pasa nada, entonces veo esa separación. Constantemente hay que vencer esa separación, el ego, luego veremos que somos algo más que el ego. Después de la separación, existe otro elemento, la idea de SUPERFICIALIDAD, el ego vive en la superficie, porque el ego está diseñado para vivir en el mundo de la superficie. Daros cuenta que el Ser se introduce en un cuerpo que tiene unos sentidos objetivos, que tiene unos sentidos despiertos hacia afuera, entonces está constantemente habilitado para mirar lo de fuera. La percepción del ego es una percepción superficial, exteriorizada, está llevada hacia afuera siempre, entonces al ego no hay que pedirle que interiorice, el ego está diseñado para salir fuera. Tiene una gran dificultad de meterse dentro, a esto le llamamos el surfismo de la vida. El ego es un surfista, se maneja muy bien entre las olas, no le hables de meterse a las profundidades, él en las olas, en la superficie de la vida es donde se encuentra bien, el ego es un superficial, no en esa connotación que decimos “esta persona es muy superficial” porque sólo atiende a banalidades. Al ego le gusta eso, el surfismo de la vida, el manejarse en las olas y estar siempre en esa superficie. Pero no es que sea malo eso, eso es necesario. ¿No os han dicho en casa, vete con los ojos bien abiertos por la vida? No os han dicho vete con los ojos cerrados. Vete con los ojos bien abiertos porque para enfrentarnos a las cosas externas, necesitamos estar muy exteriorizados. Pero si solamente hay esa visión estamos cojos, nos falta algo. Entonces como vive en un mundo de superficie, el mundo de la superficie es un mundo cambiante, de pronto tenemos 20 años y de pronto nos juntamos con los 50, y se nos ha pasado media vida y no nos hemos enterado, ha cambiado enseguida el escenario. ¿Cómo es posible que el ego se maneje en esta situación? Pues al ego esto le da una visión muy inestable, muy insegura, el ego vive en una constante inseguridad, es inseguro e inestable. Inestable porque cualquier mal viento le puede cambiar, de pronto, tienes una dolencia en la garganta y dices es que estoy...., no puedo hablar. O tienes un esguince o te rompes un ligamento,... no somos nadie que se dice. ¿0s habéis puesto enfermos alguna vez? Ahí te das cuenta, esa inestabilidad e inseguridad hace que el ego busque de forma obsesiva la seguridad. Busca asegurar las cosas, se convierte en un segurola, y entonces va buscando seguridad en todo. ¿Observáis esa tendencia a estar en la superficie? Que pones la tele y no hay más que cosas de superficie, para tener entretenida la cabeza, la Belén Esteban, el otro,... y para el ego es interesante todas las pijotadas esas, porque vive en una constante estimulación. Es como que necesita estímulos para sentirse vivo, si no tiene otros estímulos. Estoy hablando del ego puro, nadie es un ego puro, estoy hablando de tendencias, tendencias que tiene él, que salen de él de forma natural, porque está conectado con la naturaleza. Entonces ante esa inseguridad asegura, busca seguridad, seguridad social, seguridad laboral, seguridad económica, seguridad ciudadana, seguridad afectiva, personal. Un novio seguro, un trabajo fijo, un hombre o mujer que no me abandone en la vida. ¿No buscáis eso, seguridad a tope? Ya le habéis dicho al que tenéis al lado, oye tú no me abandones nunca, que si no, me entra una depre. Necesito seguridad afectiva, que esté apoyado afectivamente porque si no, nuestro ego se hunde. Por eso nuestro ego es MUY DEPENDIENTE, dependemos a tope de los demás y eso a la vez a nuestro ego le fastidia, le fastidia porque le conecta con su inseguridad con su invulnerabilidad. Nuestro ego se hunde a la primera de cambio. Dice aquí este, el conferenciante mayor del reino, el Maestro más Maestro del mundo, aquí estoy, sí soy yo y de pronto, discuto con mi mujer y estoy hundido en la miseria. ¿Qué os parecería eso?, Fíjate, ese que iba de conferenciante, que lo sabía todo, que parecía que lo había superado todo... Efectivamente, el ego es así, el ego es vulnerable. Vuelvo a insistir, ¿Reconocéis en vuestro ego este asuntillo de la vulnerabilidad, de la búsqueda de la seguridad? Sí, sí, porque ante la inseguridad aparece otra tendencia del ego, se vuelve ACUMULATIVO, los dinericos, conocimientos (los intelectuales, los que tenemos que dar charlas, mucho conocimiento, que nadie nos pille de sorpresa, cualquier cosa, tenemos la respuesta; conocimiento, datos. Si puede ser muchas licenciaturas, soy licenciado en Filosofía, Psicología y Yoga. ¿Qué más queréis? Muchas licenciaturas, seguridad, más seguridad, acumulación. ¿Sentís eso? Quedaros un ratico con eso. Porque en la medida que vais, observad vuestras tendencias egóicas, eso es sanador, no pasa nada. No pasa nada si te sitúas en otro lugar, pero si estás metido en el ego pasa mucho, porque de pronto en eso hay que buscar salida. Cuando nos hacemos acumulativos, por ejemplo con el dinero, el tema del dinero me apasiona, es apasionante el dinero, por el dinero se les conoce a todos. Cuando tienes que manejarte con dinero, negociar con alguien se conoce a todo el mundo, porque el dinero es el mundo del ego. El ego en el dinero, cuando el ego tiene dinero se siente poderoso. ¿Vulnerable yo? Dinero, poder, hago lo que quiero, tengo poder. Tanto tienes tanto vales, soy valioso, el dinero es una referencia muy interesante para reconocer dónde estamos, si estamos sometidos a él, si somos esclavos de él, si estamos al servicio de él, estamos en el ego, agarrados en él totalmente. Observa cuál es tu relación con el dinero. Cuando estamos acumulando, ¿El acumular nos da seguridad o no? Qué preferís tener 100 euros en la cuenta corriente o 1000 euros. ¿Cómo os sentiríais mejor? ¿Igual no? Vosotros igual, vosotros esto del ego lo tenéis ya... vaya ego que tenéis ¿De qué va vuestro ego? Después ese ego que decíamos que era separatista, superficial, volcado hacia afuera exteriorizado, el ego es un salido, está salido hacia afuera, no está metido. (Ya sé que salido le llamáis a otras cosas). Después ese ego que es inestable porque vive en un mundo cambiante porque no sabe qué hacer con ese mundo, no sabe dónde agarrarse. Es inseguro entonces, se vuelve acumulativo para superar esa inseguridad. Se agarra a algo porque eso te da seguridad, reconocimiento. ¿Por qué nos agarramos a nuestros amigos? Porque nos dan seguridad, nos hacen sentirnos bien, nos acompañan cuando estamos pasando un mal momento, nos dan seguridad, entonces nos aferramos, nos apegamos. Y aquí viene el otro elemento importante del ego, el APEGO. Aquello que acumulas, aquello a lo que te afianzas al final te apegas a eso. ¿Cuántas familias se han roto por el dinero? ¿Habéis oído alguna vez hablar de esto? Se murió la abuela y toda la familia se destrozó, por la puñetera herencia, pero ¿Por qué? ¿Qué tiene el dinero que tenga ese poder que haga posible eso? Estamos apegados a él, apegados a aquello que nos da poder, valor, seguridad, reconocimiento, eso se llama Apego. AP-EGO, el apego viene del ego, por eso se llama Apego. Si no se llamaría Ap-alma. Cuando uno se apega a las cosas, ¿Qué sucede? Se hace uno con ellas, no se puede desligar, yo soy así, yo soy eso. El apego es esa vinculación que se produce ahí y entonces no puedes soltar, porque te has hecho uno con ello, te has identificado. Identificar es hacerse uno, entonces se vivencia a través de eso. Mi identidad tiene relación con eso, con aquello a lo que estoy apegado. Si yo estoy apegado a mi personaje de conferenciante, a mi que nadie me rompa este personaje porque si no voy a subir y lo voy a pasar mal. Pero si no estoy apegado al personaje de conferenciante me da igual lo que penséis de mi conferencia, me va a dar igual si os ha parecido una maravilla o una basurilla. Eso a lo que nos apegamos después es la causa de todos nuestros sufrimientos. Quedaos con lo que es el apego porque el amor es apego. Si vivimos en el ego, el amor es apego. Mientras no vivamos fuera del ego, el Amor no es Amor, es apego. Esto es importante porque igual lo que llamamos amor, es apego porque no podemos salir del ego. Estoy hablando del ego, pero todo lo que le veáis al ego, darle la vuelta y es el Amor. Si el ego es separatista el Amor ¿Qué será? Unionista, une, el Amor une. El ego para buscar esa seguridad, ese apego, todas esas cosas, el ego busca valor, vivimos en una desvalorización total, nuestro ego está totalmente desvalorizado. ¿Sabéis cómo saca valor el ego? Pues mira, ahora salgo yo por aquí y que me digáis: “Qué bien te ha salido la charla, qué majo eres, qué grande eres”. De esto saca valor, de esto. El ego de qué más saca valor, de lo que hacemos, de las destrezas que tenemos, de las habilidades que tenemos, de lo guapos que somos, de lo simpáticos que somos, de lo inteligentes que somos. Es que si encima no eres guapo, no eres inteligente y encima no te lo crees... Es que hay una canción que dice “Se que soy mucho más guapo cuando no me siento feo, feo, feo...”. Si encima te sientes feo, te sientes poco inteligente; esto es lo que le pasa al ego, pero no penséis que le pasa al ego de los feos, les pasa al ego de los guapos, de esos que van de guapos. Pero es que ellos no se ven guapos, igual se ven defectuosos, yo conozco gente que es muy guapa, pero se ven feas, se ven con las orejas grandes, con la nariz pequeña. ¿Qué les pasa? ¿Qué están viendo? ¿Qué les está pidiendo su ego? El ego nunca puede encontrar la perfección en lo formal, entendiendo lo formal, no solamente como lo corporal, como lo físico; entendiendo lo formal como las formas mentales, las formas emocionales, las formas psicológicas. Nuestra forma psicológica no nos gusta. ¡Qué más quisiera el ego que gustarse!, entonces ya no buscaría nada. Por eso el ego tiene que sentirse fatal, desvalorizado, se tiene que sentir penoso para buscar salida, si no estaría encantado de conocerse y viviría toda la vida encantado conociéndose. Pero el ego tiene que sufrir penalidades, acabar sufriendo ¿Para qué? Para encontrar el camino del Yoga. Aquí ya viene la publicidad, alguien ya ha pensado, ya está metiendo una cuña publicitaria por la Escuela de Llodio. No hombre no. Pues no, la verdad es que no, antes igual era más proselitista de las Escuelas de Yoga, pero es que ahora me doy cuenta de que no hay otra salida, tiene que buscar el Yoga. El Yoga ¿Sabéis lo qué es? Ganarse al Yo, Yo-ga, Yo-ga, ganarse al Yo, Yo gano, porque si no eres un gallo y el gallo ¿Quién es? El gallo es el ego. Mientras no haya yoga, hay gallo, y el gallo es el ego que va de gallito, que va de lo que sea pero después ya vemos que es vulnerable, que es depresivo, que está desvalorizado. Voy a continuar con la desvalorización que he visto que os interesa mucho. Dice todos los problemas musculares son desvalorización. ¿Alguien aquí no tiene problemas musculares? ¿Os sentís valiosos? ¿Os sentís valiosos cuando os salen las cosas bien? Yo cuando veo que estoy muy contento digo ¿Por qué estoy muy contento? A ver y empiezo a mirar, a mirar, a mirar y ya está, estoy contento por esta tontería, me ha salido bien esto, me ha llamado ésta y me ha dicho una cosa bonita, ya está. Estoy contento por eso, le quito valor, pero me doy cuenta porque estoy contento, porque este elemento está contento. Ahora estoy cabreado, estoy triste, estoy mal, pongo atención ¿Por qué estas triste? ¿Qué es lo que te está fallando? ¿Qué le ha sentado mal a tu ego? ¿A ver qué ha pasado ahí? ¿Quién te ha quitado valor. Valor que estás basando en algo que es externo. De ahí que tengamos tantos vaivenes . Todos somos hijos del vaivén dice la canción de Manolo García. “Todos somos hijos del vaivén, cazador cazado cálido gemido”. Todos los egos podríamos decir son hijos del vaivén porque los egos están todo el día fluctuando placer-dolor, como dice el Bhagavad Gita todos estamos constantemente en esa tesitura de los pares de opuestos, estamos fluctuando de un lado a otro, tenemos que encontrar el principio de vida, conectar con el principio de vida. El principio de vida no tiene vaivenes, y desde el principio de vida podemos observar los pares de opuestos desde otros modos. Esto que en el Bhagavad Gita se llama el principio de vida, es el angelito caído del cielo, lo que da vida a todo esto, porque hay algo que da vida a todo esto, porque si no esto no se movería, esto no diría las cosas que dice, esto no haría las cosas que hace. Si nosotros empezásemos a valorarnos no solamente por lo formal, empezásemos a darnos cuenta que nuestro valor no reside en lo formal. Lo formal únicamente es el instrumento a través del cual nos manifestamos, se manifiesta eso que es pleno en nosotros. En nosotros hay algo que es pleno, es pleno y lo rescatamos en el silencio, lo rescatamos en la paz. Cuando estamos en paz, tranquilos, ahí rescatamos un valor y ese valor nos permite después mirar todo el personaje que tenemos montado con otros modos y esa es la posibilidad de salvación que tenemos. La salvación de nuestro ego es en base a mirarlo con otros ojos, con ojos nuevos, con ojos blandos, ojos tranquilos, ojos que no están en la forma, que están en el fondo de las cosas. En la medida que vaya analizando el ego, veréis que estoy hablando del Amor, porque en realidad poner ojos sobre el ego es algo que es amoroso. Porque no estoy diciendo en ningún momento, que yo sepa, que el ego es malo, no quedaros con esa copla, el ego es la necesidad evolutiva que tiene nuestro Ser interior, nuestro Ser esencial, nuestro angelito, la necesidad que tiene para desarrollarse, para evolucionar. Tiene que construir ese personaje para después desmontarlo y salir de él, pero sale de él de otra manera, sale de él tomando conciencia, abriéndose. Desvalorización, vamos a empezar a valorar lo que somos de verdad y entonces utilizar las características egoicas, porque éstas también son muy particulares, cada uno tiene unas características egoicas y son como muy genuinas, de cada uno. Es como si nosotros empezamos a hacer un acto amoroso con esas características también se reconvierten y entonces las puedes utilizar, ya no te hacen daño; ya no te hace daño la vergüenza, ya no te hace daño tu timidez, ya no te hace daño porque ahora las estás mirando con ojos distintos. Y ¿Esto cómo se hace? Queréis que ya pase del ego u os interesa más el ego, porque el ego tiene más características, puede llegar a ser agresivo, prepotente, puede ser muy dependiente, puede ser deshonesto y ladrón, puede ser promiscuo y buscador del placer. Pero ¿Por qué busca el placer? Porque es la única satisfacción que encuentra. ¿Por qué un drogadicto se echa a la droga?. Para buscar una salida a su vida, por salir del agujero vital en que se encuentra, en el que le ha metido su propio personaje. ¿Por qué buscamos el placer de una forma obsesiva en la sexualidad? La sexualidad, otro lugar donde llevamos todas nuestras penurias y de pronto es un lugar que da un placer inmediato, y en ese momento nos olvidamos del personaje, nos olvidamos de ese personaje que nos está agobiando, pero es sólo un momento, es efímero como él sólo, igual que la droga e igual a cualquier placer de estos intensos. La característica que tienen siempre es que son muy intensos pero se van. Tenía que estar acompañado por otra cosa, no me sirve, este es el dilema del ego, no le sirve el placer por el placer. Necesita que el placer vaya acompañado de otra cosa, si el placer va acompañado de Presencia, de Amor, de ese Ser esencial, entonces cambia completamente. Tú sabes lo que es ir al baño, hacer tus necesidades y estar presente en lo que estás haciendo, que no ir de prisa. A qué no es lo mismo, es distinto poner presencia. Ahora ¿Es lo mismo estar haciendo sexo de una forma acelerada, simpática (los que sabéis que es el simpático) o hacer el sexo de una forma amorosa, parasimpática, tranquila? ¿Será lo mismo? No, ¿Entonces qué hacemos pues? ¿Qué nos falta? Nos está faltando esa profundidad. Pero dicho esto, tampoco aquí vengo con lecciones de moralina, si tenéis que vivir el sexo a tope, a tope, a tope. Vívelo con tranquilidad, sin culpabilidad. Pero muy conscientemente, porque el cómo nos han educado a muchas personas les ha hecho mucho daño, todos los elementos que traemos heredados, que no son ni nuestros, los hacemos nuestros y encima nos penalizamos por ellos. Hay que quitarle fuerza, porque si no, es como si nos estamos viviendo escasos, inútiles, que no somos dignos , que somos pecadores, ¡Qué no! Que somos dignos todos, que somos angelitos. Entonces el Yoga lo que nos dice es: pon presencia en las cosas, no dice que quites nada, pon presencia en lo que haces, no seas un autómata, no seas un mecanicista, tienes que poner ahí algo. Ese algo va a modificar completamente tu vida, eso es lo interesante, pero ¿Cómo se alcanza esto? Yo os voy a decir lo que a mí me ha ayudado, yo no sé cómo se alcanza de otros modos, a mí lo que me ha ayudado es la práctica del Yoga, la práctica del Yoga diaria. Yo todos los días desde que conozco el Yoga, estoy aplicándolo. A veces, lo que aplico si lo enjuicia mi mente dice “¡va, no has hecho nada, es una tontería lo que has hecho, mejor si hubieses hecho otra cosa!” da igual, todos los días me he puesto a practicar, todos los días algo se mueve, algo se está moviendo en mí. Esa práctica lo que me ha ayudado es sobre todo a poner presencia a estar más presente en las cosas que suceden en mi vida. Cuando digo mi vida es todo ese terrón de azúcar que está en mí. Que puede ser un terrón que a veces ha sido de carbón, algo muy negro, muy negro, después se ha podido convertir en azúcar moreno si queréis, después en azúcar muy blanco, muy blanco y veremos hasta donde se puede dar. Esa apariencia aparentemente no hace nada, a veces te sigue desbordando tu naturaleza emocional, tu naturaleza egoíca, pero esa presencia ya está ahí presente y está haciendo mella, y esa presencia se pone a través de la práctica. Una práctica respiratoria, sencilla; una práctica postural, sencilla, parece que no tiene nada, es una cosa muy simple, no importa, todos los días estás invirtiendo en orden. No te preocupes que tu ego va a invertir en desorden, cuando salgas de la práctica ya habrá desorden, pero tú todos los días acudes a la práctica, acudes a la práctica. Ese acudir todos los días a la práctica hace que se modifique algo, esa es mi experiencia, y eso le sucede a todo el mundo que practica, que apuesta por algo que está viviendo en su interior, algo que intuye que está ahí. Yo desde siempre tengo esa corazonada de que hay algo potente dentro de mí, y eso que es potente en mí está en todos, no es que en mí esté más porque soy especial, no, está en todos, otra cosa es las capas que tenemos cada uno. Que parece que estamos sumidos en una situación más compleja, no importa pero ahí está, hay que confiar en ello, hay que seguir apostando por ello y poco a poco eso va saliendo, va surgiendo, esa mirada en profundidad, esa mirada de presencia, eso es un acto amoroso. Ahí empieza el Amor. Claro el amor a veces se entiende como un modo de relacionarme con los demás, pero en realidad el amor no es un modo de relacionarme. El Amor es una fuerza que está en mí, se puede trasladar a los demás o se puede quedar ahí, en uno, y por eso no soy egoísta. Esa fuerza amorosa es una fuerza que pertenece a mi Ser, y mi Ser está constantemente irradiando eso, se relacione con los demás o no, pero es verdad que siempre hay una relación, cada vez que te miras con alguien, cada vez que hables con alguien hay una relación. Entonces si yo estoy centrado, si estoy dándome cuenta de ese centro de conciencia que está en mí, desde ahí puedo empezar a vivir las cosas con otras relaciones distintas. A estas relaciones distintas podríamos empezar a llamarles relaciones de Amor. Esto que parece que es así muy etéreo, muy sutil es algo que se puede manifestar constantemente en cada acción. Nuestro Maestro suele decir un acto amoroso es no juzgar a los demás, no juzgues a nadie. Claro decir esto, que tienes que hacer esto por decreto cuando tu mente está constantemente juzgando, está analizando, a ella que le ve no se qué al otro también etc. Eso que es automático, lo que quiere decir ese consejo es, observa lo que juzga tu mente, date cuenta qué es lo que está alimentándose al juzgar, qué es lo que está cargándose dentro de ti a la hora de poner patas arriba a alguien o a la hora de criticar a alguien. Qué es lo que se está metiendo en ti. Ese que se está metiendo es el ego. Al ponerle a parir a alguien, yo me pongo en una situación superior, mi ego, se eleva. Yo pongo a parir a alguien para elevarme, para ponerme por encima “de”. Y si encima encuentro a alguien con el que pueda hacer esto, perfecto, estamos los dos nutriéndonos. Si hay algo despierto en mí, si ese angelito caído del cielo no está dormido, si está en un cierto despertar, después de haber hecho eso, el angelito es como que te dice qué chorradas estáis diciendo, te quedas mal, y no quiero decir que sea la luz de la conciencia esto que estamos acostumbrados de la moralina. No, no, es que te hable el angelito, o si preferís el solete que te hable. Entonces cuando te habla y te está diciendo que estás haciendo, eso no está bien, eso no es adecuado hacer, estamos nutriendo otro aspecto. Eso ojo, no te va a dejar tranquilo, eso va a estar ahí activándose constantemente. Y tu práctica, esa práctica que estás haciendo todos los días. La práctica no penséis que es hacer cosas raras, es simplemente añadirle Presencia a cosas sencillas, respiración, postura, relajación, situación muscular, este momento puede ser muy útil para darme cuenta, estar aquí presente, reconocer que estoy haciendo con esta charla, qué es lo que quiero trasladar, que quiero buscar de esta charla, qué está haciendo mi mente cuando estoy escuchando esta charla. Esto es muy interesante, entonces constantemente esa Presencia. No penséis que esto es cansado, esto es cansado cuando estamos forzando la situación, pero esto se tiene que ir dando poco a poco, progresivamente de forma natural y por eso el angelito poco a poco va a ir surgiendo, no va a ser algo que yo le fuerce, tú te tienes que comportar de este modo. A veces hay que darle pistas, guías, entonces cuando se nos dice no juzgues a los demás es una guía, no quiere decir que por decreto tengas que hacer esto, pero es una guía, no está mal, es una guía interesante, porque cada vez que juzgo a los demás me siento mal. Otra guía puede ser cómo me manejo con el dinero. He dicho antes que el dinero es el gran poder de nuestro ego. ¿Cómo me manejo con el dinero? ¿Soy esclavo de él, funciono al servicio de él, todo lo que hago lo hago al servicio de él o lo que hago la consecuencia es el dinero pero no es lo que me mueve a hacer las cosas? Observa cómo te manejas con tu ego, si estableces una buena relación con él, porque el dinero es un asunto tan interesante con el que tenemos que manejarnos a diario y a veces tenemos que negociar con las demás cosas, cosas que al otro le parecen que son de este modo a ti te parecen que son de otro modo. Vamos a negociar y aquí se va a ver nuestro talante, desde donde estoy actuando. No sé si se decía en el libro “A los pies del Maestro”, ante las cosas sin importancia cede, ante lo fundamental no cedas. ¿El dinero es importante? Es importante, depende del asunto que se trate, vale igual puedes ceder, pero ante lo fundamental no cedas. Lo fundamental qué es, que no te dejas arrastrar y eso que es egoíco, que no te dejes esclavizar por ello. A mí me parece que es otra guía. Otro elemento que puede ejercitar el Amor en nosotros son las actividades no retribuidas. Lo que se viene a llamar el servicio a los demás, lo que se viene a llamar el voluntariado, lo que se viene a llamar el Karma Yoga. Tampoco hay que decir que todo lo que hago sin cobrar es Karma-Yoga, lo que quiero decir es que lo que mueve la acción no sea eso, que lo que mueve la acción es que yo estoy disponible para entregar lo mejor de mí mismo en cada momento, lo que tenga. Si lo que sé es de fontanería y puedo contribuir a una causa que me parece que es adecuada, contribuyo. Yo decidiré las formas de contribuir, las estrategias con las que contribuir. Claro porque dicho esto, yo veo gente que está en voluntariados y están agobiados, esa persona está necesitado de ese voluntariado. Cuando estoy hablando de actividades no retribuidas, de servicio, estoy hablando que sale de mí, pero no como una necesidad para sentirme bien. Que yo voy a contribuir con algo que me cueste hacerlo, que me cueste un esfuerzo pero que no me agobie, que yo no me juego en mi existencia ni mi ser o no ser en esa actividad y a veces parece que con nuestras culpabilidades, vamos a este tipo de actividades para purgar nuestras deudas, para sanar nuestros pecados, que se haga con tranquilidad. Esto me parece muy interesante, dedicar un tiempo cada uno de nosotros a actividades en las que entrego lo mejor de mí mismo sin estar buscando el fruto. Esta podría ser otra contribución y otro ejercicio amoroso. Si observamos lo que persigue el Amor, al final es justamente las tendencias contrarias al ego. Si el Ego separaba el Amor une, es una fuerza que tiende a unir, tiende a unirnos primero con nuestros vehículos de expresión, después tiende a unirnos con lo seres que estamos aquí encarnados. Tiende a unir no tiende a separar, por eso cuando se hable de no juzgar, de no criticar de no maltratar a alguien, no perjudicar a nadie ¿De qué estamos hablando? ¿Quién perjudica a los demás? Aquel que se siente separado de los demás, aquel que se siente unido, cómo va a perjudicar alguien, si sabe que se perjudica a sí mismo. Entonces todo lo que es el acto de inofensividad, de no agresividad es un acto que tiene relación con eso, con sentirte unido a los demás. Claro, sentirte unido a los demás tiene que llegar de algún otro sitio, porque del ego no sale eso. El ego en todo caso tiene que ser bañado, imbuido por esa energía amorosa. Y esa energía amorosa nos pertenece, está en nosotros, somos nosotros. No es que la tengamos que poner, ya somos eso. Entonces en la medida que vamos conectando con eso lo único que tenemos que hacer es esperar a esa irradiación, a que se vaya produciendo. Entonces dice: “Busca el Reino de los Cielos y su Gloria y todo lo demás se te dará por añadidura“, esto en terminología católica, que quiere decir, busca conectar con ese centro de poder, ese centro de Amor que tú eres, y desde ahí se dará todo, no te preocupes de lo demás, tú encárgate de observar, de poner Presencia en tu vida, de ser coherente. Porque otra de las facetas egoícas por excelencia es la faceta del personaje, de la apariencia, la falsedad, la falta de veracidad. Si el ego es algo, es falso, y esa falsedad es para ocultar sus debilidades, se tiene que disfrazar de algo, adopta personajes. Pero a veces no es que adoptemos nosotros, es que a veces esto se hace automáticamente, como tenemos noticia, tenemos constancia de un elemento que lo consideramos negativo lo tapamos y lo disfrazamos. Cuando a veces hay elementos que vienen ya en nuestra encarnación, en nuestra instrumentación. Los instrumentos vienen ya con unos sellos característicos y eso nos podría dar para hablar de toda una serie de personajes psicológicos que nos montamos. A mí me ha gustado un tema que se llama eneagrama, y ahí aparecen unos personajes y cada uno de los personajes es distinto. 1. Hay un tipo de personajes o de tipos psicológicos que van de perfeccionistas, están todo el día ocupados en hacer todo bien, y van con esa sensación de que tienen que cumplir con su deber a rajatabla, aunque ellos se vean perjudicados, se vean agotados. Entonces están todo el día buscando ese cumplimiento del deber, y esa perfección en todo lo que hacen, y en todo lo que viven. Es el personaje de la mala leche, pero es la mala leche contenida, reprimida. Es sólo una pincelada, no quiero ir de psicólogo simplemente una pincelada para reconocer personajes en los que se disfraza el ego. 2. Hay otro personaje que es el ayudador, está ayudando a los demás todo el día, volcado a los demás, es un personaje muy bueno. Siempre está pendiente de los demás, no se ocupa de él, porque él va de sobrado, el lo tiene todo, se ocupa de los demás y es bueno, es encantador, tienen así una cara dulce, es que no se permiten estar tristes, ni estar mal, no se permiten, porque no va con ellos. 3. Luego hay otro que son los tipos que van a lo suyo, son tipos ejecutivos, van buscando llegar a ser algo porque se sienten fatal, no se sienten bien consigo mismos. Pueden ser buscadores de status, de éxito, querer alcanzar un renombre, una fama, qué me distingan por algo, que me den una distinción aunque sea un papelito aquí, que me peguen algo, que se note que soy distinto a los demás. Entonces está en esa carrera de lograr algo, se vive a través de sus logros. Pero a la vez siempre se vive pobre, es la leche, puede tener un imperio y se vive pobre, porque siempre le falta algo. Eso también es curioso, el que tiene poco tiene la esperanza de llegar a tener algo, pero el que ya lo tiene todo qué esperanza le queda a ese ego, ya no sabe qué hacer. Entonces ahí aparecen las perversiones. Es una perversión tener de sobra para esta encarnación y para las siguientes y seguir cosechando fortuna y estar ávido de eso. Es una perversión buscar el placer en lo sexual a través de perversiones raras por qué, porque ya los estímulos no le excitan, no llegan a ese umbral que han alcanzado antes, eso es otra perversión entonces la carrera de los estímulos no tiene límite, ¿hasta dónde? Por eso esa carera nos lleva a la perdición, esa no es la idea, hay que buscar otra salida para ese ego. 4. Hay otro personaje que es el de la envidia, éstas son las que van de víctimas, ¡Ay es que a mí me pasa todo!, van de poquita cosa, muy conectadas con sus emociones, todo el día en la emoción. Eso sí son unas artistas, muy sensibles, muy románticas o románticos. Es un personaje de queja, de queja constante, hasta la cara. Se nos nota todo en la cara. 5. Luego están esos otros que son los tímidos, muy intelectuales, muy de coco, pero un poco desconectados del mundo, un poco autistas, metidos en su laboratorio, con dificultades para llegar a los demás. Los demás son un obstáculo, un peligro total, los tímidos se esconden. Pero da igual, si tienes ese personaje, abrázalo que no pasa nada, que todos llevamos uno, y el nuestro además no nos gusta para nada y lo hemos construido precisamente para alejarnos de eso pero justamente estamos desarrollando lo contrario, la cebolla. 6. Luego está el otro personaje que es el encantador, cuenta chistes, feliciano total, está todo el día en el lado placentero de la vida, a ese no le hables de tristezas, no, todo gusto, gusto, busca el placer por encima de todo. Eso sí son planificadores, luego no pasan a la acción pero tienen unas ideas... muy viajeros, un poco hippys... les encanta hacer viajes y hablar de sus andanzas y comer, uh, comer. Sexo, todo... Todo lo que les da placer. Ese es otro personaje tan malo o tan bueno como el que tenemos los demás. 7. Luego está el personaje del miedoso, del desconfiado, está todo el día desconfiando, viendo segundas intenciones, por qué habrá dicho eso, ése qué habrá querido decir al decir eso, ¿se están refiriendo a mí? El miedo, es una constante, miedo tenemos todos pero estos tienen un plus. 8. Otro personaje es el de duro, vengativo, castigador. Estos son de la intensidad, necesitan todo pero intensamente, con mucha intensidad, no les basta mucho, todo, estos son rompedores. Muchos de estos rompedores están en la cárcel. Van de frente, si los perfeccionista con su mala leche contienen su ira, éstos su ira se les nota echando leches. Es una cosa,... su ira y ellos son uno, pero les da igual. Tienen ira, no importa. 9. Modelos de ser distintos, otro es aquel que no se mira a sí mismo, es como que no se acuerda de él, está olvidado de él mismo, es el último de la fila, todos los demás por delante, yo no, yo no tengo mucho valor. Tiene pereza por mirarse. No se mira a sí mismo, es que no soy importante, entonces sumiso. Este también está por los demás, es también un ayudador pero de otro estilo, un ayudador más perezoso, tiene pereza para estar con él, por mirarse. Todos estos personajes que os he ido diciendo se pueden ir desgranando más y más. Es interesante conocer diferentes tipos de personajes para comprender a los demás, eso me parece fantástico, porque tú cómo llevas tu personaje, estás imbricado, conectado con el personaje y no concibes que otra persona funcione de otra manera. Pero cuando conoces modos de ser distinto te das cuenta, te sirve para decir, fíjate esta persona desde donde se está expresando y sobre todo es para referenciarme, porque yo de esa persona tengo que rescatar algo, entonces más que tener que corregir a esa persona, que es nuestra tendencia, cada uno con su modelo es que lo va a exportar a los demás. Por un lado, está menospreciado el propio modelo, pero por otro tenemos una necesidad de exportarlo, porque claro, el nuestro es el criterio más acertado, entonces tratamos de convencer al otro. Pero no, los demás son referencias para nosotros, modelos interesantes. “Es que los cubanos son unos viva la virgen, es que no se puede contratar a un cubano, porque no trabaja nada”, vale, un estereotipo. Pero bien, ese cubano quizás te está dando un modo de ser distinto completamente al tuyo. Tú eres un cumplidor del deber y él es un “viva la virgen”, venga a disfrutar, a disfrutar. Ni una cosa ni la otra, igual hay que buscar el medio, porque quizás los dos elementos se pueden compatibilizar. Entonces todo esto que somos capaces de trasladar a los demás mediante ese gesto interior de aceptación, de comprensión del otro, todo esto está dentro del programa del Amor. El Amor está constantemente manifestando estas actitudes, porque el Amor se sustancia a través de estas actitudes, que les podemos poner palabras. Nuestro Maestro dice el Amor es sobre todo comprensión, ¿Qué es comprender al otro? Si tú no has vivido algo en ti cómo vas a comprender al otro, si tú no has vivido la envidia en ti, cómo comprendes al envidioso, no puedes comprender, puedes hacerte una idea, la comprensión tiene que venir en base a tu experiencia también y por eso no puede comprender el que quiere sino el que ha conquistado ese nivel en la medida que conquistamos ese nivel vamos haciendo posible el ser más comprensivo, por eso no puede amar el que quiere. A mí me gustaría Amar, pero yo reconozco que mi Amor es todavía un amor apegado, hay muchos apegos porque mi ego tiene mucha fuerza y todavía está marcando muchas tendencias dentro de mí. Entonces pretender un Amor de estos universal, un AMOR con mayúsculas es pretender que de pronto nuestro ego esté completamente purificado, si queréis la palabra, completamente al servicio de lo superior y desde ahí se comporta simplemente como un instrumento. Mientras tanto vamos a vivir el justo amor, el justo apego, la justa comprensión, la justa colaboración con los demás, la justa aceptación del otro. Este será el planteamiento, ahora si queréis hacer alguna pregunta en torno a este asunto... Yo ya he dicho más o menos lo que venía a deciros. La idea de reconocer el ego, ponerle el ojo, una vez de ponerle el ojo, ese ojo que sea un ojo blando, comprensivo, un ojo más amoroso y de ahí en adelante seguir haciendo las prácticas, esas prácticas que decía en inversión en orden, en armonía, en equilibrio. En la medida que vamos haciendo esas prácticas algo va cambiando. Eso mi Maestro me lo decía hace muchos años. “Maravillas verán vuestros ojos” y esas maravillas empiezan a surgir, y empiezan a surgir no como cosas, así aparentes, pues ahora puedo mover objetos, ahora puedo levitar, no, no. Las maravillas se refieren a otro asunto, que tiene que ver con ese orden interior. Algo se va produciendo ahí en el que empieza a aflorar esos rayos de luz del solete que somos. Esto es lo interesante de este trabajo. Como siempre decimos, el trabajo hay que hacerlo con tranquilidad, sin creerse nada, experimentando como un buen científico y no creyendo absolutamente nada y cuestionando todo, pero cuestionando todo y trabajando. Porque hay gente cuestiona todo y no trabaja, eso son los que están todo el día en el mundo mental, entonces se construyen una estructura mental como muy consolidada pero no está entroncada pero si la mente no está entroncada en ese angelito, es una mente peligrosa, peligrosa pero sobre todo para él, es una pena. Yo a veces veo una gente con un manejo intelectual increíble, pero falta esa conexión, y si falta esa conexión, es imposible que esa mente llegue a conclusiones adecuadas para su vida, es imposible. Puede empezar con conclusiones de otros, pero esas conclusiones a ti no te sirven porque igual tú tienes que vivir un montón de cosas que no han vivido otros. Igual tú tienes que cerrar tus puertas abiertas que esos no han tenido. Tú tienes que cerrar tus puertas no las de ellos. Y ellos estarán dando ese mensaje desde lo que han vivido ellos, pero si tú tienes que cerrar otras puertas, te toca a ti y eso sólo lo vas a comprender en base a mirarte. Intervención: ¿La emoción llamada compasión tiene algo que ver con el Amor? Kalki: Muy buena pregunta porque me da pie a hablar de algo que me he dejado en el tintero. Esto se suele decir ¿no?, así dice el conferenciante, “me alegro que me haga usted esa pregunta porque era un tema que no lo he tratado, pero lo voy a tratar”. Fijaros he dicho que el Amor es una fuerza, imaginar que esa fuerza es un sol, el sol está irradiando en todas direcciones, pero ¿qué sucede?, que nosotros estamos en un tubo, en una especie de encarnación que es un tubo, entonces a través de este tubo van a entrar unos rayos del sol, no entran todos. El tubo está como estrechando, condicionando esos rayos de sol. Se entiende la idea de plenitud, un sol pleno, pero a la vez tiene que encauzar, tiene que manifestarse a través de un tubo obligatoriamente. Para estar manifestados necesitamos este tubo que es la personalidad. Y este tubo está condicionando nuestra esencia divina. A ella no la condiciona, como las nubes no condicionan al sol, las nubes son hijas del sol, las ha construido el sol, no es tonto el sol, ¿voy a construir yo algo que a mí me afecte? No, a mí no me afecta, al que le afecta es al que está en la tierra que ve el sol y luego están las nubes y le impiden ver el sol, pero al sol como tal no le afecta. Bien dicho esto, que no me quiero escapar del tema. Cuando esa fuerza que soy yo, ese amor que soy yo, ese poder que soy yo tiene que canalizarse, manifestarse a través de esta personalidad se ve condicionado y entonces ¿Cómo se manifiesta el Amor? A través del pensamiento, a través de la emoción y a través de la acción. Estos 3 elementos, el amor no se puede manifestar de otra manera sino a través de los 3 instrumentos que tiene la personalidad construidos por el Creador. El que haya creado esto ha construido 3 elementos para que yo me manifieste. ¿Qué sucede?, a veces el Amor se confunde con una emoción, entonces aparecerá la ternura, el cariño, el afecto y a esto le llamamos amor, pero no es el Amor con mayúsculas, es una canalización de esa fuerza a través del conducto emocional. Pero se puede canalizar a través del pensamiento, yo puedo mantener pensamientos de solidaridad, de unidad, esos pensamientos que yo todos los días me nutro de ellos, dice “Pienso con amor que todas las cosas y todos los seres han nacido dentro del Espíritu Universal“. Pienso con amor, es lo que os decía antes, conectar el pensamiento con el Amor y entonces eso es una bomba porque están conectando con la fuerza que tú eres. Entonces ahí hay un pensamiento al servicio del amor, al servicio de lo que tú eres, entonces es un pensamiento amoroso, es una emoción amorosa. Acción amorosa ¿Qué será? Pues poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma que decía el Poeta, eso ya lo decía Gibrán Jalil Gibrán, decía: “construye tu casa como si tu bien amado fuese a habitar en ella. Teje los vestidos como si tu bien amado fuese a vestirse con ellos. Pon en todo lo que hagas un soplo de tu alma”. Es en el lenguaje poético porque para expresar el Amor, para expresar lo superior no hay otra forma que la poesía, la palabra quiero decir. Los místicos no han encontrado otra forma que la poesía a través de la palabra. Si nosotros lo que hacemos, al decir cualquier cosa que digamos, estamos conectados con eso, estamos trasladando ese amor en cada palabra aunque no hagamos poesías. Esto también lo decía un Santo, “Poned más corazón en vuestras manos”, cuando estaba hablando a sus discípulos les decía “oye venga, trabajad pero poner más corazón en lo que hacéis”. No es trabajar por trabajar. Entonces constantemente el amor se puede manifestar, pero esta manifestación del amor siempre está limitada por los vehículos y eso tenemos que tener en consideración. Y esto también es importante, a veces relacionamos el amor con la emoción y nos parece que tenemos que interpretar el amor, ya una persona dice entonces “es que siento una cosa hacia ti...” entonces parece que siempre el Amor tiene que ir unido a lo emocional, cuando igual no tiene por qué ir unido, puede ser una cosa fría, no tiene que haber una emoción muy exagerada, no hay que interpretar emociones, que a veces interpretamos emociones, es como que exageramos lo que estamos viviendo emocionalmente, para parecer que estamos amando más y en realidad no estamos amando más. Si tú eres de ese carácter igual un poco más frío, estate tranquilo, que no pasa nada. Eso me paso una vez con mi madre. Estaba en la playa mi madre con una amiga, yo tenía 13 o 14 años, estaba allí, entonces llegamos nosotros del tren, llegamos a dejar las cosas y yo iba con mi amigo Lucio. Estaba mi madre, otras madres y la madre de Lucio. Lucio se acercó a su madre y le dio un beso, hola ama. Y Javier, que era yo, hola ama qué tal. Llegamos a casa y sabéis lo que dijo mi ama: es que tú no me quieres nada, fíjate en Lucio, esto me hizo polvo y me hizo pensar mucho, y menos mal, a todo el trabajo posterior que he ido haciendo que he podido resolver esa situación. No quiero decir que me dejó un trauma, pero que he encontrado respuesta a eso. Es que las personas que tienen una forma de ser, un sello psicológico que es el de la frialdad, el que no son personas igual muy expresivas, comedidas. Entonces esa frialdad no quiere decir que sea mala, es lo que es, no ha habido igual una ejercitación en ese ámbito, no ha desarrollado esa capacidad. Eso también hay que decirlo, decirlo con tranquilidad que no hay que hacer negación de eso, no hay que sentirse mal porque no seas capaz... bueno voy a seguir ejercitándome, voy a ponerme a prueba, voy a poner a prueba al instrumento, al personaje que está ahí, y vas haciendo pinitos con esos asuntos, pero que sea algo veraz, verídico, que no haya interpretación emocional, estrionismo que diría otro. Los del grupo de los ayudadores son muy estriónicos, interpretan mucho. No sé si he contestado a tu pregunta, es que normalmente el amor va relacionado con la emoción. La emoción también es un tema apasionante que todavía yo lo tengo sin descifrar, ahí hay que investigar mucho. Las emociones a veces se consideran como que hay que estar sujetándolas, dirigiéndolas, sí, sí, pero las emociones también, hay unas emociones que vienen de arriba, están conectadas y tú cuando estás conectado con algo superior a nivel de la personalidad se vive también emocionalmente. Y a veces hay expresiones emocionales que no tienen por qué ser emociones que te desordenan, que te distorsionan. No, no son emociones que suman, que no restan, que suman. Los místicos por qué les pasaba lo que les pasaba, que de pronto se emocionaban con las experiencias que estaban viviendo de otro orden y entonces eso, había como una expresión en lo emocional, lo estaban viviendo como una forma emotiva. No hay que pensar que la emoción es a veces debilidad, a veces la emoción también es una expresión muy viva de lo que hay en nosotros. Y también es un elemento muy referencial. Tú conectando con la emoción también puedes percibir cómo va tu vida, cómo va fluyendo la vida. Entonces la emoción también puede ser una referencia, un indicativo, no es que sea algo determinante. Pero que tampoco me cuadra que estamos todo el día con emociones de tristeza, de penuria, de angustia y dice “Yo soy muy yogui, eh” pero está todo eso ahí, porque también es un elemento que te referencia. A ver que me está queriendo contar la emoción porque esta emoción se me está repitiendo mucho, esto es lo que hablan algunos de “Proyecto Sentido”, que a veces tenemos internamente un proyecto sentido, es un proyecto emocional que está ahí fluctuando en nosotros, está ahí en la atmósfera de nuestra vida y a ese proyecto sentido tengo que hacerle caso. A través de las prácticas de Yoga, puedo empezar a conectar con ese proyecto, porque empiezo a darme cuenta de la fuerza que viene de otro lugar, puede hacer posible que eso se vea aliviado, y ese Proyecto Sentido, esas emociones así como muy enraizadas, como muy consolidadas en mí también se pueden ir disolviendo. Si alguien tiene que hacer alguna otra pregunta puede hacerla. Yo cuando era así muy vergonzoso, fui a una charla sobre Homeopatía en San Sebastián, entonces tenía como un reto que tenía que preguntar algo. Yo antes de conocer el Yoga me planteaba retos para poder salir de las vergüenzas que tenía. Entonces me iba planteando retos para ver como podía vencerlos. Entonces me atrevía a preguntar, tartamudeando, poniéndome colorado, sacando los colores de la vida. Intervención: Estate tranquilo, mi reto es ir a un sitio y no hablar. Kalki: Veis que cada uno tiene su lección. Eso es importante. Ahora lo que le diríamos a ella es qué hay detrás de esa incontinencia verbal, qué quiere expresar. Porque a veces la mente, cuando está acelerada, cuando está mal tiene una válvula de escape que es la palabra. No estoy hablando de ti, hablo en general de la incontinencia verbal. A veces cuando se habla desordenadamente, parece que estamos al servicio de la palabra, nos vamos con ella, la palabra no está a nuestro servicio, ella nos está llevando. Si somos capaces de poner esa presencia también es muy interesante porque estoy reconociendo mi necesidad. Qué necesidad tengo de hablar tanto ¿Es que no me siento lo suficientemente valioso que tengo que continuar esta charla hasta que se cumplan las 5 horas de charla? Necesito esto, es como que tengo que llegar a un nivel, a un listón alto, imaginaos que esta fuese mi compulsión. Claro, si yo observo esa aceleración, puedo estar con ella, necesito pararme, entonces sabéis que pasará que mi palabra tiene poder porque tiene el poder del silencio, en la medida que yo he conectado como mi silencio, tanta concentración que luego esa palabra es poderosa, ha estado ahí como incubada. Los que hablamos mucho tiene poca chicha, por eso hay que hablar con Presencia, poniendo presencia. A mí me ha enseñado mucho el dar charlas, el dar clases de Yoga me ha enseñado mucho en ese sentido. Estar ahí tranquilo, en la medida que tú estás tranquilo no hay problema, va fluyendo la cosa. Cuando estás pendiente de tu memoria están perdido, el ego además vive de la memoria, pero no a veces de la memoria vivencial, sino de la memoria de conocimientos adquiridos, entonces están perdidos, sobre todo los que tienen mala memoria. Los que tenemos mala memoria es fatal, quieres hacer una cita de alguien y no te sale, pero si en un momento dado estás en la charla y esa cita tiene que aparecer, no os preocupéis que al que no tiene memoria, le viene la cita, le viene la canción, le viene la poesía, le viene lo que le haga falta y es porque es como que creamos una apertura. Y esto está en manos de todos nosotros, esto es algo que lo podemos vivenciar? Cada uno de nosotros. Esta es la magia de este trabajo del Yoga, que es sencillo como él solo. A mí me gusta decir que es sencillo porque en la sencillez radica su poder. Pongo siempre el ejemplo de llave, una llave es una cosa pequeña, barata, pero con esa llave puedes acceder a todo un Palacio, entonces las prácticas de Yoga son llaves, claro que tienes que acertar con la cerradura, tienes que ser guiado a esa cerradura, a ese palacio, porque a ver si vas a abrir un cuarto de ratones. Con esa llave puedes acceder a un lugar interesante y entonces hay que darle fuerza a esas llaves. Bueno, si no tenéis ninguna pregunta que hacer yo he estado muy a gusto con vosotros, tengo un poco la voz tomada, pero bueno son cosas del cuerpo y de la mente también, y hasta la próxima vez. Gracias. Om Shanti

"La alegría de vivir, la alegría de morir"
El Yoga y la Salud: Día mundial del Yoga