Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Dándole de comer al monstruo (que llevas dentro…)

Resulta extremadamente difícil escapar del monstruo que llevamos dentro y que, además, alimentamos continuamente. También porque desde fuera, no dejan de alimentarlo. La publicidad, los medios de comunicación, cine y televisión, se monstruo 1encargan de ello constantemente. Así las cosas, para quien no se cuestiona casi nada, ni se da cuenta, es fácil caer presa de tanta atrocidad y ser víctima (voluntaria) al mismo tiempo, de todo ello.
Me refiero al EGO, claro. Pero “eso”, no es ese monstruo lejano, que vive al acecho en una remota cueva y del que crees que estás a salvo. No, anida en tu “corazón”, porque identificas seguir al corazón y sus impulsos como lo más tuyo, cuando es lo más egóico (y tú no eres eso, eres el SER que observa y que “todo lo ve”). Identificas “tener razón” con ser tú mismo, cuando hasta los animalitos más cercanos a nosotros usan la razón, aunque sea de forma rudimentaria. Identificas "estar" más gorda, o más flaca, o tener los mofletes colorados o un buen bronceado; tener no sé qué título colgado en la pared o no sé qué coche en el garaje, con “ser” más tú mismo, cuando lo único que estás haciendo es “seguir la corriente”. Lo que los demás quieren, lo que te han dicho que hagas, o justo lo contrario, es lo mismo. No deja de ser un simple juego de la personalidad, del EGO.
Es la mente la que construye ese “ente” que llamamos ego con la separatividad que percibe a través de la diferenciación de las formas, pero hay algo que “alimenta” especialmente al ego, lo va nutriendo constantemente y hace que caigamos presa de su voracidad: el juego emocional y los deseos, que la mente tratará de justificar como le parezca y nuestro potencial físico tratará de conseguirlos como pueda… Es decir, el querer, QUERER, que no se ciñe a cosas materiales, sino que alcanza, y no veas con qué éxito, a las personas también. Queremos a nuestros padres, hermanos, amigos, parejas…, queremos. Y no está mal, no, el problema viene cuando en nuestra falta de sentido de las cosas, de nuestro desconocimiento, surge la confusión y creemos que querer es lo mismo que AMAR…
Y no es así. El querer es EGO, es posesividad, es limitación, condición (te quiero si…), es unidireccional, excluyente (tú eres mi…), y siempre lleva al sufrimiento. Salvo que, además de querer, aprendamos a AMAR. Las características del AMOR son la Aceptación, la Tolerancia, el Respeto y la Colaboración. AMOR es COMPRENSIÓN, y es Universal, Integrador (suma…), Generoso (no posesividad), Incondicional, es del Alma Humana, del SER, y no del ego, de la personalidad, como el querer. monstruo 3
Ambas cosas, querer y amar, son como la electricidad y el SOL. Toda la electricidad que “fabricamos” los humanos y que usamos más o menos acertadamente, viene del Sol, a través de los distintos procedimientos con los que “enlatamos” y traemos hasta nuestras casas o empresas el sol, de día y de noche… Si tenemos electricidad con la que nos manejamos, es porque “existe el SOL”, por lo tanto si queremos, con más o menos fortuna, es porque existe el AMOR UNIVERSAL o sagrado. Y hacia ahí es a donde estaría bien que fuéramos dirigiendo nuestros “quereres”… No estoy demonizando el querer, el afecto, los sentimientos y emociones. Solo estoy diciendo que estando entretenidos en lo emocional, perdemos de vista la posibilidad de “ir hacia arriba”, hacia algo mejor, sagrado, que es el AMOR.
No estamos aquí para sufrir (y en lo emocional…), sino para “aprender” y ser felices en ese aprendizaje que nos va liberando de nuestra esclavitud egoica de la personalidad y su tiranía. No es fácil, pero esto está hecho para ti, para todos los que somos capaces de “darnos cuenta” y tomar decisiones que nos lleven a ser más “humanos”, más cercanos al Ser Humano…
Serénate, calma la agitación de las pasionales aguas de la emoción y el sentimiento, piensa con claridad, toma conciencia y decide dar de ti lo mejor en cada momento, a todos los seres.
OM SHANTI

 

La necesidad de querer y sentirse querido
Sadhana (La práctica)
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 14 Agosto 2020