Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Meditación y devoción

 

YAMU Y BRASI

 

 

 

 

 

 

¿Qué es la devoción? ¿Es la entrega total a una experiencia,
por lo general de carácter místico? ¿Es el sentimiento
mediante el cual se expresa el Amor al Ser?
¿Es la disposición de la voluntad, rendición y entrega al
servicio del Ser? ¿Es algo aparte de nuestra existencia
cotidiana? ¿Es hacer muchas invocaciones y plegarias?
¿Es algo externo? ¿Es postrarse ante una imagen, un
cuadro, una escultura, etc.? Etimológicamente devoción proviene  del latín "devotio" que quiere decir: voto, consagración, dedicación. Madhava suele decir que somos devotos de aquello que deseamos. Por lo tanto, cabe preguntarse; ¿Qué es lo que deseamos? ¿De qué somos devotos? ¿A qué dedicamos nuestra vida, nuestro esfuerzo, nuestras acciones? ¿Dedicamos nuestra vida a labrar una imagen, a los resultados de nuestras obras, al reconocimiento,
al poder, al éxito, al dinero, etc.? Si es así, entonces somos
devotos y a la vez esclavos de nuestro ego, de nuestra personalidad, por elevadas que sean nuestras obras.


Si lo que pretendemos es utilizar la devoción para acercarnos a la
Meta y conquistarla y como consecuencia de ello ayudar a otros en el
Camino, quizás sería bueno enfocar nuestros deseos hacia la Meta Suprema,
es decir hacia el Ser. Lo justo y lo recto, como dice Madhava,
es que el Atmán ha de ser conocido, amado, honrado, servido
y respetado en el mundo. Y los primeros que debemos de hacerlo somos
nosotros mismos. No podemos dar lo que no tenemos. No podemos
transmitir ni mostrar a los demás lo que no hemos conquistado.
Nosotros somos el Ser, y como tal, debemos conquistarlo y luego expresarlo
El que adora es el adorado. "Lo que Es, es aquello que existe de momento
a momento", dice Krishnamurti. Comprender todo el proceso de
nuestro culto, de nuestra devoción al Ser es darnos cuenta de lo que
Es, es decir, del Ser. La devoción ha de ir acompañada de atención, de
práctica y de entrega y rendición de nuestra personalidad a lo Superior.
La personalidad tiene que disponerse y entregarse a servir al
Ser.

La nueva forma del Dharma para el
Kali Yuga es la meditación en el
Atmán. Construyamos una vida que nos
permita Meditar todos los días. Entreguémonos MEDITACIÓN Y DEVOCIÓNcon Amor, dedicación y rendición
en la meditación. Es aquí donde tiene que comenzar nuestra devoción.
Sólo cuando la mente está en Silencio
es cuando la Verdad de lo que uno Es
se revela.

Nuestra Escuela es y tiene que seguir
siendo una Escuela Iniciática, una Escuela Interna. Solo así estará asegurada
en el tiempo su Verdadera expresión y expansión externa. La devoción a la Escuela y al Maestro externo ha de ser una expresión y extensión de nuestra conquista interna, de nuestra renuncia a la personalida y de la rendición y entrega de ésta al Ser, a nosotros mismos,al Atmán. De no ser así, tal devoción será una forma de auto engaño,que sólo nos conducirá al dolor y al sufrimiento.

La Escuela externa la formamos la suma de los miembros que pertenecemos
de una forma más o menos organizada al colegio. Pero el número
de sus miembros no tiene ningún valor si cada uno de nosotros
no expresa en alguna medida lo que Es, el Atmán, y para ello debemos
meditar. Desde la meditación forjamos y construimos la Verdadera
Escuela: la Escuela Interna. Y para ello nuestro apreciado y Amado
Maestro Madhava ha creado y dado forma y estructura a lo que hoy
es la Escuela Sanatana Dharma.

Tenemos la meta (Sudha Dharma); tenemos el medio (Sanatana Dharma)
y tenemos el método (Sudha Raya Yoga). Sólo nos queda hacer lo
que nadie puede hacer por nosotros: construir el hábito de meditar,
lo cual lleva tiempo y dedicación consciente. Decía Swami Sivananda;
"Siembra un pensamiento y recoge una acción. Siembra una acción y recoge un hábito. Siembra un hábito y recoge un carácter. Siembra un carácter y recoge un destino." Con un pensamiento y un proceder fuerte y recto, uno puede convertirse en el dueño de su destino.

El interés tiene que ser sincero, es decir,
alcanzar el Atmán debe ser la finalidad única.
La disciplina ha de ser inteligente. Una
disciplina con esfuerzo, pero cómoda, asimilable
y por lo tanto agradable, siempre invita
a seguir practicando. Debemos ser pacientes,
saber esperar, darnos tiempo, no
compararnos, ni competir. Y sobre todo trabajemos
con los pies en la tierra, es decir,
ausencia de fantasías y falsas expectativas.
Vigilemos a nuestra mente (Abhyasa yoga)
para no olvidarnos ni apartarnos de la Verdadera
Meta que debemos de alcanzar
(Samya yoga). Confiemos, no nos desanimemos,
pero tampoco esperemos milagros. La
meditación es algo más natural y familiar de
lo que uno se imagina al principio. Recordemos
al Maestro, es nuestra referencia externa. Estemos cerca de los
Dasas Virtuosos; ellos nos darán orientación, estímulo en los momentos
de dudas y nos acompañaran siempre, pero sobre todo en los momentosMEDITACION Y DEVOCION 2difíciles. Si es así, el éxito está asegurado. Y recordemos siempre aquello de: "A Dios rogando, pero con el mazo dando".

Dice Krishnamurti: "Cuando la canción es Real, no hay tú ni yo, sino solamente el Silencio de lo Eterno. El canto no es el sonido sino el Silencio. No dejéis que el sonido de vuestro canto os llene
el corazón."
(PUSHAM)

Diversidad, separatividad, unidad....
Encontrar nuestro sitio
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 26 Noviembre 2020