Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

El incredulo

El incredulo

conducirnos al Ser? Eso es como decir que si repitiéramos “pan, pan, pan”, se haría realidad el pan y se manifestaría.

El yogui se encaró con el incrédulo y le gritó:

--Siéntate ahora mismo!! sinvergüenza!!.

El incrédulo se llenó de rabia.

Era tal su incontrolada ira que comenzó a temblar, y furioso vociferó:

--¿Cómo te atreves a hablarme de ese modo? ¿Y tú te dices un hombre santo y vas insultando a los otros?

Entonces, con mucho afecto y ternura, el yogui le dijo:

--Siento mucho haberte ofendido.

Discúlpame. Pero, dime, ¿qué sientes en este momento?

--¡Me siento ultrajado!

Y el yogui declaró:

--Con una sola palabra injuriosa te has sentido mal. Fíjate el enorme efecto que ha ejercido sobre ti. Si esto es así, ¿por qué el vocablo que designa al Ser no va a tener el poder de transformarte?

 

 

El principio de responsabilidad
El Maestro
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 26 Noviembre 2020