Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Observar-se

IMG 2887Los aspirantes al yoga tenemos, sobre todo al principio, objetivos muy elevados tales como el amor, el discernimiento, el desapego, la ecuanimidad...

Está bien apuntar a estos conceptos como fórmula para estimular nuestra motivación de avanzar en el sendero espiritual pero no debemos perder de vista lo más cercano, la conducta habitual, esa que nos lleva al huerto, esa que nos conduce a cometer los mismos errores una y otra vez.

Observar nuestra conducta es indispensable para que podamos crecer y pongo algunos ejemplos. ¿Por qué cada vez que tengo una relación de pareja siempre adolece de lo mismo? ¿Por qué siempre digo sí o digo no? ¿Por qué siempre soy amable o siempre soy desagradable?

Si estoy sumido en la limitación conductual, me estoy perdiendo algo, me pierdo una parte importante del vivir, siempre actúo igual, siempre meto la pata en el mismo sitio y aquí llegamos a lo que ya todos sabemos, “si quieres que algo cambie, no hagas siempre lo mismo” pero eso nos cuesta muchísimo porque hay que poner atención e intención.

Siguiendo con lo de observar-se, muchos de nosotros meditamos y llevamos una práctica regular.

Cuando comencé a meditar pensaba que me iba a iluminar como una bombilla y que sería una especie de panacea, un bálsamo curalotodo pero no, más bien ha sido como poner negro sobre blanco, un trabajo de contraste, en donde lo que he visto ha sido sobre todo mi egoísmo, mi propia parcialidad y mi propia ceguera conductual.

Al principio pudiera parecer que con meditar basta, que con eso está todo conseguido pero no, la realidad es tozuda y se manifiesta con rotundidad.

También ha habido avances, no quiero desanimar a nadie, al contrario, os animo a meditar, en mi experiencia no hay nada mejor.

No hace falta más que una cena de Nochebuena con la familia para poner a prueba nuestra pretendida paz y quietud, una reunión familiar se convierte en una pista americana que pone a prueba nuestras habilidades como yoguis, lo aprendido en las clases, en las charlas, en las horas invertidas en la práctica.

Ese cuñado al que no soporto, ese padre cuya autoridad siempre he puesto en duda, mi hermana que es mucho más guapa y más 14269016 1000920893339924 1402577993 nlista que yo, mi madre ya mayor a la que sé que no presto la debida atención.....

La Vida en su devenir, nos somete a situaciones que nos van forjando y así vamos destilando unas gotitas de esa preciada cualidad que es la humildad, necesaria en el proceso de crecimiento, que nos permitirá ser más amables con nosotros mismos e ir aprendiendo a cuestionar nuestra propia conducta.

Una vez en este punto, comenzamos a darnos cuenta de nuestra mecanicidad en la conducta, del automatismo al que estamos sometidos, se nos cae el personaje que hablaba bajito, despacio, desprendiendo beatitud para parecer más “yogui” y empezamos a ser un poquito más auténticos.

Comenzamos a contactar con nosotros mismos y claro, eso a veces genera que los demás se rebelen contra ese cambio, “no sé qué te pasa últimamente”, “ya no eres como antes” y un largo etcétera en el que también cometeremos equivocaciones pero que es parte del precio a pagar por ser un “poquito de verdad” y comenzar a dirigir nuestra vida.

Finalmente, si vamos poniendo atención a nuestro a nuestra forma de hacer, a nuestra conducta habitual, podremos ser más flexibles, creativos y ajustados a lo que la vida demanda de nosotros y en definitiva, expandir nuestra conciencia.

Gracias.

Aditya.

Claves aportadas por Patanjali para una vida exito...
EL VALOR DE LAS COSAS
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 07 Diciembre 2019