Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

Escuela de agricultores

semilla germinaHubo una vez un hombre que amaba a la Naturaleza y amaba también todo aquello que creciera y pudiera dar fruto. En la era de la investigación transgénica y el efecto invernadero, todo su afán estaba encaminado a encontrar semillas autóctonas de diferentes especies, semillas que en diferentes lugares habían conseguido adaptarse a la tierra, a la climatología, y que sin embargo estaban siendo dejadas de lado por semillas más estudiadas, que aparentemente daban más fruto con menos esfuerzo, aunque necesitaran de todo tipo de tratamientos y aditivos. Incluso, algunas de estas variedades tan estudiadas, eran capaces de dar varias cosechas, con frutos más uniformes y resistentes, más hermosos. Pero la mera apariencia de los frutos no conseguía el sabor, la textura de los tradicionales, además agotaban la tierra en que se plantaban. El ritmo exigente de trabajo y todas las necesidades emparejadas a la idea de la producción fueron empobreciendo y desertizando las tierras, con lo cual, las familias que durante generaciones habían vivido en armonía y equilibrio con la tierra, en la tierra, de la tierra y para la tierra, tuvieron que trasladarse dejando tras de sí un campo baldío y estéril.

...
Continuar leyendo

Garbigune

brihasCiertamente ha sido una carambola, ya que en estos cinco años que llevo en esta esquina de Navarra, rayana con Guipúzcoa, no había conseguido encontrar trabajo.

Fue la llamada telefónica de un viejo conocido la que me abrió la puerta de poder trabajar en un Punto Limpio (Garbigune) para sustituirle en sus vacaciones de verano.

Fueron dos semanas de aprendizaje, en los dos Garbigunes de Donostialdea, para ir viendo cual era la función de esos lugares en los que se orienta a los usuarios a la hora de deshacerse de los residuos que se generan en las casas o simplemente desprenderse de objetos que, o no funcionan, o ya no los necesitan.

Contenedores para aparatos eléctricos y electrónicos, madera, chatarra-metales, vidrio, cartón, plásticos diferentes, de varios tipos, restos de poda, escombros, otros materiales más contaminantes y peligrosos, aceites, pinturas, pilas, radiografías…

En fin, es impresionante ver la cantidad de residuos que generamos y  los que estamos obligados a eliminar de manera selectiva.

El trabajo resultaba muy interesante para hacerme una idea del ritmo de consumo y el tremendo desatino de esta sociedad de la abundancia en que vivimos.

La obsolescencia programada se ve aquí en toda su crudeza, ya que es ingente la cantidad de aparatos electrónicos que se tiran todos los días. Algunos si, que ya no funcionaban aún y teniendo apariencia de nuevos, otros porque habían perdido comba y capacidad ante el ritmo de las necesidades de los nuevos sistemas y la tecnología, volviéndose ineficaces, lentos, obsoletos, y ya para rematar este pollo sin cabeza en el que nos hemos convertido, esos otros aparatos que aún y cuando funcionan bien, eran eliminados porque el coste de los consumibles (impresoras de tinta) hace que por poco dinero más elijamos otro aparato (impresora) nuevo. Pura entropía.

Recuerdo a un usuario, un egipcio, muy buena pinta el hombre, que traía un horno y vitrocerámica que funcionaban. Se veían usados, pero usables, la pregunta fue inevitable, ¿cómo vas a tirar esos aparatos que funcionan?. Me miró con ojos comprensivos, al fin y al cabo era un inmigrante, en su país quizás no lo hubiese tirado, y me contestó que sí, que era cierto, que no era muy sostenible tirar, deshacerse de aquello que funcionaba, pero que en el centro comercial que estaba al lado del P-L había una oferta de horno y vitrocerámica nuevos por 50€ al mes. brihas 2Me salió del alma, “¿y cinco años cogido de salva sea la parte pagando la dichosa oferta?”.

Su silencio resultó elocuente, los dos entendíamos que es difícil sustraerse al encanto del “compre ahora y pague después”, durante, como una muestra de que nuestro nivel de vida y consumo está ligado a equiparar ingresos a capacidad de endeudamiento. Es el ahorro de antaño del tengo, guardo, araño, siso… convertido en debo, la cita ineludible en la que la entidad bancaria, a primeros de mes, exige a mordiscos lo prestado, so pena de…

Continuar leyendo

"Sobre la muerte"

Caminar, caminar, caminar caminando. En esto se había convertido su vida en los últimos meses. Aprovechando la treguacipreses de la tormenta primaveral descendía por un camino atravesando el bosque de hayas y robles, algunos pinos, y poco a poco el bosque se fue aclarando y comenzaron a prodigarse los prados. Muros de piedra, ganado que pacía lacónicamente sin al parecer otras aspiraciones ni urgencias.

Ovejas, algunas vacas y caballos. La mezcla de la humedad del ambiente y el olor a estiércol flotaban en el aire.

Ciertamente parecía que el tiempo se había detenido en aquel lugar, que aunque transformado por la acción del hombre, agradecía en aquel momento su ausencia.

Seguía descendiendo y en un recodo del camino apareció el cementerio. Un gran ciprés jalonaba la entrada. Mirando desde la verja de la entrada, aquella sucesión de lápidas, de nombres y fechas que tenía la costumbre de restar para saber la edad de los finados.

La verja no estaba cerrada y pasó al interior, caminó por los pasillos y encontró restos de flores, lápidas con ángeles que como testigos mudos recordaban que la vida puede resultar tan absurda como para que la parca sacudiera por igual, niños y mayores, hombres y mujeres, confirmando el sino inexorable, el destino final de toda vida.

Al parecer el eterno descanso debía ser alegórico ya que había una zona removida, con restos entre el barro y la hierba, de antiguas lápidas que el espacio era reducido y necesario, cada cierto tiempo se desenterraban restos antiguos para habilitar el espacio a nuevos moradores.

Continuar leyendo

La Enseñanza (25 aniversario)

La Enseñanza (25 aniversario)

Si tuviéramos que dar forma a un proyecto y habláramos de un plazo de 25 años exclamaríamos un “largo me lo fiáis”, pero, en este caso, y una vez cubierto este tiempo, sólo nos queda reconocer que ha sido breve, casi un suspiro y en ese tiempo el Ashram se ha consolidado, el Maestro ha dado y da fe de lo que convierte en incuestionable el valor de sus enseñanzas. Han pasado muchos años, muchas personas, muchas cosas, pero su presencia y su enseñanza continúan imperturbables y se van disipando nuestras dudas sobre sus cimientos, sobre “aquello” en lo que está anclado. Ha resistido los embates de todo el bombardeo de técnicas novedosas, milagrosas; ha resistido nuestras impertinencias, nuestras “crecederas” y sobre todo la vanidad que hemos ido desarrollando según nos íbamos haciendo conscientes de que esas enseñanzas que él nos entregaba, producían reacciones que nos han impulsado a crecer y a convertirnos en “maestrillos” tremendamente realizados y a las que él ha respondido desde su comprensión, desde su tremenda soledad y sobre todo desde su silencio, que gracias a él se va convirtiendo en nuestro. Recuerdo una entrevista realizada a Madhava en la que a la pregunta sobre su opinión de cómo veía la transmisión de la enseñanza, respondía que

Continuar leyendo

Cliente, alumno, discípulo

Cliente, alumno, discípulo

 Cliente, alumno, discípulo

Siendo como es el lema del Congreso “ las escuelas  Sanatana Dharma: el servicio como autorrealización “, he querido enfocar este lema desde una perspectiva que reconozco como propia y sin ánimo de hacer una autobiografia, no por ausencia de ego, sino más bien por ser este un proceso o recorrido en el que no hay nada  de original o propio y en el que exceptuando la experiencia personal, el resto se repite.

El tiempo actual o Kali Yuga está marcado por la confusión en cuanto a las vías de acercamiento al Ser, existe de todo, para todos los gustos, pero únicamente descubrir el “hilo” que partiendo desde el corazón nos lleve de nuevo de regreso a “casa”, a la casa del Padre, a la casa del Maestro Uno, a nuestra casa, repito, únicamente descubrir este “hilo”, nos vuelve a conectar con la  labor comenzada tiempo atrás. Hay muchos que siguen insistiendo en que todos los caminos conducen a Roma, pero...

Continuar leyendo

Ding dong

Ding dong

Edad indefinida, posiblemente más cerca de los 50 que de los 40, un vestir propio de 30 años atrás, el bolso pegado, colgando como una prolongación natural de un brazo inerte, una mueca parecida a una sonrisa en un semblante pálido que decía poco, las gafas grandes, de pasta, que ocultaban unos ojillos marrones. El “buenos días” salió de algún rinconcito profundo a través de una boca que no se abría, que no se movía. Hola buenos días, respondí, ¿Qué desea?. Hola, ¿esto es un Centro de Yoga?, busco un yogui de verdad. 

Para no resultar descortés me guardé la respuesta que quería salir de mi boca que era otra pregunta ¿y como es un yogui de verdad?.

-         Sí, es una Escuela de Yoga, y si buscas un yogui de verdad ya lo has encontrado

-          ¿Quién?, lo dijo poniéndose de puntillas como queriendo mirar por detrás de mí, al parecer no debía ser yo.

-         Haciendo gala de un autocontrol que últimamente me tiene un poco sorprendido le pedí que me acompañara hasta una sala en la que hay un espejo de cuerpo entero y le dije que mirara allí. Pensó que le estaba tomando el pelo, vamos, que tenía el día guasón.

-         Perdona, yo busco un yogui que me ayude a encontrar la Paz y el equilibrio.

-         Pues está  ahí.

-         ¿Dónde?

-         Delante de ti

-         Ahí solo estoy yo

-         Pues ahí es donde vas a encontrar el yogui de verdad, si no está ahí...

Continuar leyendo

En el camino

 
 

No corras, que al único sitio al que tienes que llegar es a ti mismo.

                                                                     Juan Ramón Jimenez.

Son diferentes las razones que nos invitan a la “Búsqueda”, pero parece que el común denominador en todos los casos corresponde no solo a la idea de que algo puede ser alcanzado, experimentado, como “objeto” necesario para una vida plena y dichosa, sino que , además la carencia del “objeto” en cuestión resta valor, brillo, continuidad, al resto de nuestros logros. Establecer esta idea previa del objeto de la búsqueda tiene mucha importancia porque tanto, o casi más importante que salir de viaje es hacerlo teniendo a “donde ir”, el resto es vagar sin rumbo.

Se acercaba el invierno, era una fresca mañana de otoño y nada más salir de casa me encontré con un viejo conocido al que hacía mucho tiempo que no veía. Siempre sentí una buena empatía con esta persona y sentí...

Continuar leyendo

Attitude (la Actitud)

Attitude (la Actitud)

Attitude (la Actitud)

Seguimos a vueltas con el tema de la actitud porque no se puede descuidar, tan importante es crecer como el hecho de no hacerlo de cualquier manera, encontrar y tener en cuenta los límites, en el caso de que existan, le da sentido, estructura y continuidad a las relaciones y a la vida.

La palabra actitud parece relacionada con “el acto”, con la disposición a un determinado acto, quizá para los griegos tenga alguna relación como la que hay entre la potencia y su posible consecuencia que es el acto, con lo que parece que no es posible acto sin actitud previa.

Puede ser sinónima de: disposición, forma, talante, conducta, proceder, manera, etc, y también con...

Continuar leyendo

Paparazzi

Paparazzi

Paparazzi.

Parecía una de tantas mañanas, de otras mañanas repetidas, los mismos gestos, el mismo protocolo que se sucedía día tras dia como un ritual invariable, levantarse, el paseo por el aseo, la cita conmigo en el cojín de siempre, la fotografía del Maestro, el cuadro de Yoga Devi, el olor de la varita de sándalo que llenaba la estancia con reminiscencias de otros lugares que había hecho míos.

Miraba al hombre de la fotografía, hombre al fin y al cabo, quería cerrar los ojos después de sentarme con las piernas cruzadas, pero esta mañana no podía, la mirada de la fotografía me hacía sentirme observado, me inquietaba como si nada pudiera ocultarse a aquella mirada impresa en papel fotográfico, pensé que eran tonterías, al fín y al cabo solo era papel.

Acomodé mi osamenta lo mejor que pude ya que el paso del tiempo había ido mellando y dejando su huella en una espalda que prefería tener una pared en la que apoyarse, lo de las piernas cruzadas tenía también su “aquel” hasta que conseguía que rodillas y caderas me permitieran ignorarlas, tenía los útiles a mano, el vaso con el agua a bendecir, el rosario tantas veces transitado y al que durante mucho tiempo califiqué como de “competición” (no se porqué).

Continuar leyendo

Biedo, Glups¡¡

Biedo, Glups¡¡

Si el miedo aparece en tu vida da lo mismo que sonrías como si  quisieras convencerle de tu inocencia y da también lo mismo que tiembles aunque con eso pienses que le ablandarás las intenciones.

Puedes también contarlo por ahí, incluso a tus amigos porque pocos creerán que es para tanto, pero de lo que puedes estar seguro es de que te ha pillado, por lo menos para un buen rato.

         De rápidos reflejos es el miedo y aunque tiene un aparecer fluido su despedida se puede demorar en un tiempo interminable, vamos que no se va ni aunque quieras convencerle de que ¡ tachán ¡ ya está, ya he aprendido, ¡ no es necesario que sigas aquí ¡ mira a ver si te necesitan en otra parte que yo ya me arreglo solo, y como arriba, puedes estar seguro que te tiene pillado y el mal rato sigue todavía.

Continuar leyendo