Blog de Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

¿QUÉ ES VIVIR?

¿Qué es vivir?
Hace unos días escuchaba una conferencia de Krishnamurti, ya mayor, se le notaba en la voz. No vi el vídeo porque me dedicaba a “tareas del hogar”, es decir a lo más básico de la vida terrenal, limpiar, ordenar “and so on…“ tengo mi propia manera de estirar el tiempo. Y mientras fregaba el penúltimo plato, dijo el gran Maestro “What is Life?”. Vaya… se me acaba el fairy. Pero ¿qué es vivir? Y buscando el nuevo bote de fairy, iba reflexionando “Qué es vivir”. Casi sin darme cuenta, entre dos pompas de jabón practiqué el neti-neti. Krishnamurti añadía en mis auriculares “Qué es vivir, totalmente, no estoy diciendo qué debería ser, ¿cómo debería ser… quiero decir qué es vivir?"
¿Vivir es trabajar? neti-neti. ¿Ir de fiesta? neti-neti ¿estar con la familia? neti-neti. Vaya. Se iban cayendo poco a poco todas las propuestas de mi mente a esa definición del vivir. ¡Qué duro de abrir ese nuevo bote de fairy! ¿Será bueno para las manos el fairy limón?
¿Dar clases de Yoga? neti-neti ¿Meditar? neti-neti.
Y se quedaba vacío de contexto el concepto. Hasta que se quedó vacío del todo y me llegó esa conclusión: vivir es respirar.
¿Será eso? ¿Vivir es respirar?
YOGA RESPIRAR VIVIRPuede ser. No encontré otra definición… siento que estoy viva cuando siento el aire entrando y saliendo por mis fosas nasales, sin intervenir. En ese momento siento que estoy viva, no hay ningún otro momento en él que me pueda dar cuenta de que la Vida está pasando por mí. En cada inhalación me doy cuento del inmenso regalo de la Vida. Cada inhalación es un milagro, una bendición. En cada inhalación la Vida me aporta lo mejor que tiene, la Vida en cada inhalación de aire me está diciendo cuánto me quiere, que soy necesaria, sino no existiría. En cada inhalación me reafirma la Vida que cuenta conmigo, que estoy aquí para algo.
Vivir es respirar.
¿Por qué nos pasamos años dándole vueltas al sentido de la vida? ¿Qué sentido tiene una Vida metida en la mente si al final todo es mucho más sencillo? Tan sencillo como respirar, tan sencillo como sentir mis pies en el suelo, tan sencillo como sentir mi sangre fluyendo en mis venas.
Cuando siento que respiro, siento que existo, siento que soy, siento que tiene sentido. Formo parte del gran Universo, soy un átomo más en el gran Plan.
Vivir es respirar. Es mi definición de qué es vivir. No sé cuál es la vuestra, al final qué importa. A mí me sirve la mía, espero que la vuestra os sirva igual de bien. El fairy limón es bueno para las manos.

...
Continuar leyendo

El siguiente paso

el siguiente paso sanatana dharmaY me doy cuenta…
Que para que se produzca este mismo paso, han sido necesarios todos los pasos previos. Los miles (¿millones?) de pasos previos. Algunos firmes y decididos, otros más tambaleantes, unos hacia delante corriendo, otros para escapar, algunos para alcanzar, hacia delante. También hubo tropezones, hubo caídas, hubo vacilaciones.
Pero aquí estoy, ahora, dando este paso al azar de mis paseos bañados por la bruma oceánica.
Y me doy cuenta...
Que nunca nada es lo mismo, que en cada instante el suelo que piso es diferente. Nunca sé cuál será el escenario de mi próximo paso.
No existe la seguridad, es lo que me han enseñado mis miedos.
Como un niño aprendiendo a andar, suelto la mano y me arriesgo. Me arriesgo a experimentar lo que la Vida tiene para mí. Mi mente se aferra a la mano de la seguridad, de las cosas planeadas, de los destinos escritos por antelación.
Los miedos son las esposas que sujetan la mente.
La llave de las esposas la tengo Yo.
A fin de cuentas, ¿qué tengo que perder?
Perderé miedos, perderé desilusiones, perderé decepciones, perderé noches de insomnio, perderé días de llanto.
No sé qué ganaré, pero intuyo que será igual de maravilloso que lo que en mi se da cuenta y decide abrir las esposas. Yo.
Yo sin planes, Yo sin futuro escrito, Yo sin seguridad.
Intuyo que hay un Universo por descubrir que solo se ve cuando suelto la mano y empiezo a andar.
Mi Maestro Madhava un día dijo “aprendiendo a vivir en la incertidumbre… y sonriendo”.
Hoy es el primer día de mi Reino, de pie y sin agarrarme.
Y sonriendo.
Allá voy.
Paz

...
Continuar leyendo

"La verdad es una tierra sin camino"

celine“La verdad es una tierra sin camino” es la frase que pronunció Krishnamurti cuando se desvinculó del Orden que había creado a su alrededor la Sociedad Teosófica.

 Y ¡sí! No hay un camino, no existe un solo camino, tampoco hay punto de partida ni punto de llegada. ¿Hay pies? Tampoco está muy claro…

 ¿Cómo podría haber un solo camino si ningún Alma vive las mismas experiencias que su vecina en el mismo momento?

Ningún Alma encarna exactamente en el mismo punto que otra. Todas vienen con un equipaje diferente. Algunas con botas de monte, otras con chanclas, algunas descalzas… 

Continuar leyendo

¨No estoy iluminada"

 tsunamiLa Vida que tanto nos ama nos pone a prueba, nos envuelve a veces en torbellinos incontrolables, solo para evaluar cómo de fuerte nos agarramos al centro…

...
Continuar leyendo

El socorrista

SOCORRISTA

...
Continuar leyendo

No juzgues, ama

...
Continuar leyendo

El mayor miedo es el miedo a dejar de ser. ¿Pero cuándo dejamos de ser?

Así me llegó esta perla, un domingo lluvioso en el Ashram de Sanatana Dharma, de la boca del Mahacharya Chaitanya.

...
Continuar leyendo

El Bhagavad Gita y Manu Chao

 

En el sendero espiritual como en cualquier sendero de montaña, hacia la cima, hay piedritas, piedras y rocas enormes. Esta reflexión sería lo que me inspiró una roca cuando me tropecé con ella. Crisis en griego significa transformación. Ésta es la metáfora de una crisis entre el yo inferior, el ego, la personalidad, que representa Arjuna en el Bhagavad Gita, y el Yo superior, Krishna, que en este camino se nos va revelando. (Manu Chao es el invitado de honor de la historia).

 

Crisis = transformación. Benditas crisis.

gita celine

Esta maravillosa imagen del Bhagavad Gita ronda en mi mente desde hace algún tiempo. 

Continuar leyendo

"Todos los días sale el sol"

Ya.

Pero todos los días.

TODOS los días.

solEXACTAMENTE a la hora prevista en el telediario de la noche anterior y la de hace un mes y más allá.

No estoy tratando de imitar uno de esos best sellers de auto ayuda que en estos tiempos de crisis se amontonan en las estanterías de las librerías. Cada cual con su mensaje más o menos acertado, más o menos reconfortante, más o menos hermético...

No no, estoy diciendo que TODOS los días sale el sol.

Que Venus arranca directo cuando le toca, que Saturno cada 28 años cumple una vuelta por las constelaciones. Que la conjunción Júpiter Mercurio se prevé con años de antelación, como todas.

¿Y?

¿No sería ese el más fascinante, más alucinante mensaje del Universo?

Parémonos a pensar, en la frontera entre nuestra mente que razona, que comprueba datos y nuestra mente que se maravilla y se arrodilla delante semejante magia.

Si a alguien le hiciera falta pruebas de lo increíble, alucinadamente ordenado que está el Universo, aquí la tiene. Una entre miles.

Todo encima de nuestras cabezas, en la inmensidad del cielo está perfectamente organizado. Los planetas nunca se chocan entre sí.sale el sol El sol hace su función, siempre cuando y donde le toca. La luna, qué decir de la luna... Siempre dispuesta a regalarnos mágicas noches, eso sí, cuando toca.

 

¿Cómo entonces podríamos un segundo aventurarnos a imaginar que todos estos actores de nuestras pequeñas vidas están colocados sin plan? ¿Cómo obviar la inevitable existencia de un gran poder planificador, organizador? De un supremo director de orquesta de la sinfonía del mundo...

Continuar leyendo